miércoles, 22 de abril de 2020

Resiliencia

"Capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos."


Así se define la resiliencia, casualidad o no, fue una de las preguntas que me hicieron en el proceso de selección de Vueling. Lo que yo no esperaba es que un año después fuese a acordarme así de esa palabra.

Y es que en momentos así, no queda más remedio que adaptarse lo antes posible a las nuevas circunstancias, avanzar por duro que sea, y tratar de reponerse lo mejor que cada uno pueda para continuar con nuestras vidas.

No tenemos un presente bueno, no tenemos un futuro prometedor, tenemos un duro presente y un futuro muy incierto.

#Volveremos a volar
Cada persona, de forma individual debemos reinventarnos, en la medida en la que esta situación nos afecte. Habrá personas que hayan perdido a familiares, los habrá en un ERTE, los habrá en un ERE, cada uno debe hacer su propio autoanálisis y evaluar sus conocimientos, sus habilidades y sus virtudes, y adaptarlas a este nuevo entorno, y esto irremediablemente va a suponer cambios de toda índole, desde el trabajo, la residencia, los amigos, las costumbres, el ocio...

La aviación está siendo uno de los sectores más afectados sin duda, el único dato a día de hoy que da oxígeno es el barril de petróleo a 26$, pero sin aviones volando, el precio tampoco es un factor especialmente relevante, aunque si que puede ayudar a la recuperación económica del sector.

Miro a mi alrededor, a mis compañeros en otras aerolíneas, a los pilotos que hoy no tienen trabajo...y mi situación, aun siendo mala, es mejor que la de otros muchos, para mi fortuna, estoy en la compañía aérea española más fuerte ahora mismo, y entre las 50 mejor preparadas para superar esta pandemia, eso sin duda, permite algo de esperanza, saber que somos un grupo de personas cuyo trabajo y gestión nos ha llevado a estar bien posicionados. Pero tampoco hay que evitar la realidad, la realidad de que nos encontramos en un ERTE que se prolongará después del estado de alarma, y que en un escenario realista, por encima del optimismo o pesimismo, nos llevará probablemente a un ERE, que durará un tiempo indeterminado, con la esperanza a de poder volver a volar, de hacer lo que sabemos y lo que nos gusta. Somos pilotos, somos profesionales, debemos anticiparnos y preparar todos los escenarios posibles, desde el más optimista, al más pesimista, estar siempre preparados para todo es lo que mejor sabemos hacer.
Al mal tiempo buena cara siempra :)

Ojalá pronto pueda volver a volar, y que todo recupere la normalidad suficiente para que pueda mirar una programación en la que vea vuelos, simuladores, líneas por Europa, etc, etc...todo esto llegará.

Mientras tanto, mucho ánimo para ti, que has dedicado unos minutos a leerme, gracias por acompañarme y gracias por estar ahí. Volveremos a volar!!!

viernes, 10 de abril de 2020

Un mes sin volar

Un mes sin volar en la vida de un piloto, es mucho tiempo.

Los recuerdos de mi retina
En Enero, me coincidieron vacaciones y días libres y pasé 21 días sin volar, al volver, no puedes quitarte de encima esa sensación de estar "completamente perdido", afortunadamente, volar es como montar en bicicleta, puedes perder la soltura pero en cuestión de un rato, la recuperas.

Sin duda esta situación nos está afectando a todos. Física y mentalmente. Trato de hacer algo de ejercicio, sin grandes esfuerzos, lo suficiente para que el cuerpo libere tensión, se mantenga algo en forma y hacer el confinamiento algo más llevadero. También aprovecho para repasar procedimientos, continuar aprendiendo de este avión tan enrevesado y por supuesto mantener el contacto con familia y amigos.

Pronto estaré de nuevo sentado en el avión
Es casi irónico cómo la vida puede cambiar en cuestión de minutos por factores que están muy lejos de tener relación contigo...pero así ha sido. Un año y algo después de entrar en Vueling, me veo en un ERTE que sólo espero y deseo que no acabe en un ERE. Y no quiero ser pesimista, ni mucho menos, pero sin duda, es una posibilidad que hay que contemplar como factible.

Estoy seguro de que volveremos a volar, pero lo cierto es que no sé cuando podrá ser eso. Con la información que tengo a día de hoy, es posible que para mediados de Mayo se vaya paulatinamente recuperando los vuelos, para tener casi una normalidad a partir de Septiembre, por supuesto, el verano está perdido.

Una mudanza más, en mitad de toda esta locura
Pero no todo es trabajo ni negatividad, el confinamiento nos está haciendo cambiar nuestro modo de vida, adaptarnos. Incluso con todo esto, seguimos siendo unos privilegiados, y gracias a internet, tenemos casi todo al alcance de un click, gracias a ello, podemos mantener el contacto, jugar online, hacer pedidos, estar informados...o incluso leer este blog.

Pronto llegará el día de salir de nuevo a la calle, de poder tocarnos, besarnos, abrazarnos...ojalá hayamos aprendido algo como sociedad de esta situación, pisar el freno durante un par de meses, también era necesario, aunque lamentablemente, lo hemos hecho del peor modo.

Tengo ganas de poder ver a mi familia y mis amigos, de poder volver a ponerme el uniforme y salir a volar, de mirar a los pasajeros bajar por el finger mientras me observan o me saludan los más pequeños, quiero coger la linterna y el chaleco y en mitad de la noche, en algún país que ni conozco, hacer la revisión exterior al avión para volver a casa. Incluso tengo ganas de volver a oir la alarma del móvil, no recuerdo el último día que puse la alarma...
Esa felicidad, va a volver

Llegará, no me cabe la menor duda, y los profesionales de la aviación, estaremos de nuevo al frente para dar lo mejor de nosotros mismos, como lo hacemos siempre.

Un saludo, y mucha fuerza, ya queda menos!

domingo, 29 de marzo de 2020

Tiempos difíciles

Llevo días queriendo escribir algo, pero por algún motivo...me cuesta.

Me cuesta afrontar y asimilar la situación que estamos viviendo, llevar días confinado, tratando de protegerme de un enemigo que ni siquiera puedo ver, que puede atacarme a mi, a mis seres queridos y en cuestión de días, arrebatármelos.

El coronavirus ha cambiado nuestras vidas. Ha paralizado mi trabajo y nos ha dejado en una situación a muchos muy vulnerable.

Ahora lo más importante es que mi familia y yo estamos todos bien, pero hay que seguir confinados y protegiéndonos, a nosotros mismos, para proteger también al resto.

Mi último día de momento trabajando, junto a uno de los aviones más nuevos
Durante las primeras semanas de Coronavirus, volé unas cuantas veces, entre ellas, a Florencia, el ambiente ya era desolador, un avión lleno para transportar a 20 personas...todavía en aquel momento, nos podíamos mover todos con total libertad, pero nadie vio el peligro de llenar aviones desde Italia con destino España sin ningún tipo de control.

Nos ha pillado muy fuera de juego y hemos ido por detrás del virus en todos los aspectos, es una realidad y pensar en cómo hubiese sido todo de otro modo...ya no soluciona nada. Asi es que hay que mirar hacia el presente y el futuro.

Nuestra defensa ante un poderoso enemigo, el Covid-19
En mi caso, tengo por delante al menos tres meses de ERTE, con una reducción de mi trabajo de un 90% aprox, a día de hoy, todavía estamos pendientes de esa aplicación práctica del ERTE, y habrá que ir viendo, económicamente qué supone eso para las nóminas, pero va a ser un duro palo.

Sea como fuere...me sigo sintiendo un privilegiado, voy a poder cobrar el paro, y si todo va bien, con el tiempo, recuperaré mi puesto de trabajo y la normalidad que tanto necesitamos todos, mi aerolínea pertenece al Grupo IAG, que parece ser una de los conglomerados de aerolíneas más fuertes del mundo, y eso no lo convierte en invencible, pero si hace que soporte mejor el temporal, y espero que así sea.
Los trabajadores del aeropuerto, también nos exponemos, para que tú llegues a casa

No puedo olvidarme de todos mis compañeros pilotos a los que esta situación les deja sin trabajar del todo, a los que les ha pillado en medio de un cambio de aerolínea, o pendientes de comenzar en su primera aerolínea. Es muy duro, lo sé, pero nos recuperaremos y todo volverá a la normalidad.

¿Pero cuándo volverá todo a la normalidad?

Es dificil saberlo, hay muchos factores que influyen en todo este asunto, encontrar una vacuna, las medidas de los gobiernos, la extensión del confinamiento...etc...personalmente, creo que si nada empeora sustancialmente, para Septiembre se recuperará algo de la normalidad en el sector aeronáutico, es decir, para mí, el verano está ya completamente perdido, si bien es cierto que en el momento en el que se levanten las restricciones va a haber mucha gente que necesite moverse por Europa y el Mundo para reencontrarse con sus familias o sencillamente salir del confinamiento, intuyo que el poder adquisitivo en ese momento va a ser bajo, mucha gente se está viendo obligada a tirar de ahorros, a apretarse el cinturón y eso no va a ayudar a la recuperación económica del sector aeronáutico, habrá que incentivar a la gente a volar y a recuperar la normalidad.

Por supuesto, insisto en que esto es mi opinión, basada en la información que voy obteniendo de diferentes fuentes y medios. Ojalá, todo sea mucho mejor de lo que yo preveo.

En cualquier caso, es momento de quedarse en casa, y de aprovechar el tiempo para hacer cosas pendientes, estudiar y repasar, continuar aprendiendo y afianzando conocimientos, personalmente, estoy aprovechando para repasar manuales y procedimientos, para darle caña al inglés y trato de mantener una actividad física que equilibre mi cuerpo tanto a nivel físico, como mental, que es bastante necesario en un confinamiento así.

Mucho ánimo a todos mis compañeros, volveremos a volar, y espero que saquemos grandes lecciones de todo esto, para ser mejores.

Un saludo y quédate en casa!