lunes, 15 de febrero de 2021

Silencio radio

 No, no me ha tragado la tierra, afortunadamente, de momento tampoco he contraído el virus, asi es que me doy por satisfecho. 

Mantengo mi puesto de trabajo, vuelo muy muy poco, pero vuelo, tengo un sueldo con el que me voy apañando y me considero una persona afortunada.

Estoy de destacamento en Mallorca, y dedico mi tiempo principalmente a hacer senderismo, correr, pasear, nadar en el mar, ver atardeceres, leer y cocinar...y es que en la aviación siempre nos quejamos de no tener tiempo para nada y vamos posponiendo el hacer ejercicio, o el dedicarnos tiempo para nosotros, o el comer algo más sano para más adelante...ese más adelante es sin duda el ahora...ya no hay excusas, tiempo hay para todo.

Puigmajor hasta arriba de nieve


Probablemente ésta sea la entrada del blog menos aeronáutica, pero también es interesante conocer a qué dedico mi tiempo en estos momentos, y ojalá anime a alguno a levantarse del sofá y a poner su vida en marcha.

Levantar pesas, es otro buen pasatiempo

A unos minutos de casa, éstas son las vistas
Nunca me he considerado un senderista profesional, sencillamente un aficionado de los paisajes y de la paz que me aporta recorrer esos caminos, desde hace años, con intermitente frecuencia he tratado de escaparme a hacer alguna ruta, aunque como mucha gente, ha sido en esta nueva "normalidad" cuando más estoy subiendo a la montaña. De la mano de unos amigos en Mallorca he tenido y tengo la oportunidad de adentrartme en lugares mágicos de la isla, de llenar las botas de polvo, barro, agua o nieve...verme con nieve hasta las rodillas, barro por todo el cuerpo, calado de agua, o sudando al sol me da una paz y una sensación de bienestar comparable a pocas cosas. Me permite ver paisajes de película o la naturaleza en su máximo esplendor. 

Nació unas horas antes


He de reconocer que lo de hacer actividades yo solo, me sigue dando un poco de reparo...pero cuando me compré el neopreno, sabía que acabaría bañándome en el mar yo solo, con o sin miedo. Y evidentemente así ha sido.

Es Trenc, primer baño yo solo con mi nuevo neopreno

El mar me carga las pilas
Tener el mar, los atardeceres y vivir en una zona tranquila fueron los requisitos a la hora de venirme a vivir aquí, y esta vez, a diferencia de Barcelona, creo que acerté de pleno con el lugar en el que vivo...y os contaré un secreto...aquí salgo a la calle sin mascarilla, puedo pasear sin ella, y eso me hace olvidar por un rato esta maldita pandemia. Por supuesto que me la pongo cuando toca, pero os aseguro que donde vivo, esto se lleva de un modo más tranquilo comparado con las grandes ciudades.

Cala pi, donde me di el primer baño en Enero
Algunas tardes cojo y me voy a ver atardecer mientras leo, con el sonido del mar de fondo, yo mismo me sorprendo..."demasiado idílico para ser real", pero es real...el sol cae sobre el mar, la temperatura baja de golpe y me vuelvo dando un paseo a casa antes de quedarme congelado, los días poco a poco son más largos, aunque la meteo aquí me tiene un poco descolocado, viento, lluvia...es como que no hay manera de pillar días de sol seguidos...pero todo llegará.


Durante mi estancia en Madrid, antes de venirme a Mallorca, me compré la famosa thermomix del lidl, mi conocimiento sobre la cocina es entre nulo y escaso, pero sí tenía curiosidad, asi es que fue uno de mis acompañantes en el ferry que me trajo a Mallorca y con tanta incertidumbre como fortuna he acabado comiendo platos que yo mismo consideraba imposibles de hacer yo mismo...y aunque no soy ni seré un experto en la cocina, verme capaz (con videotutoriales jajaja) de cocinar cosas ricas, sanas y diferentes, también ha sido un reto superado en estos últimos meses.

Bao-buns, gyozas y secreto ibérico


Sigo sorprendiéndome  de lo ricos que están los bao-buns

Otra de mis nuevas aficiones es la lectura, en mis últimos 10 años o más apenas he leído cosas que no fuesen manuales, escritos en inglés y bastante aburridos...y aunque no soy muy aficionado a novelas, he encontrado mis nichos de lectura, con libros relacionados con la economía, la psicología, el deporte o la cocina, para leer todo lo que tengo ahora mismo pendiente, necesitaría meses o años, pero poco a poco voy avanzando, aprendiendo y disfrutando de la lectura.

Y es que para bien o para mal, la vida sigue, y trato de no darle demasiadas vueltas al pasado, ni de atormentarme con los posibles futuros.. asi es que toca disfrutar de lo bueno que tenemos en este momento.


Saludos!






No se a vosotros, pero a mi esto me mosquea bastante...




Junto a Mhares, otro de esos lugares especiales













Incluso he tenido tiempo para una escapada...



sábado, 24 de octubre de 2020

Un colectivo unido

Hace tan sólo unos días se hacía público el acuerdo al que los pilotos de Vueling hemos llegado con la aerolínea para mantener los puestos de trabajo.

Días o semanas antes ha habido las normales tensiones internas, y es normal, puesto que más allá del colectivo, de forma individual, también queremos defender y luchar por nuestros intereses personales...

Afortunadamente, la unidad de la gran mayoría ha ganado en la votación que nos garantiza mantener a flote nuestra compañía, continuar con nuestros puestos de trabajo y mirar al futuro con algo más de esperanza. Todo ello ha sido posible especialmente a la solidaridad y el compañerismo especialmente de los pilotos más antiguos de la compañía, porque no nos engañemos, los comandantes que llevan 15 años o algo menos tiempo, podrían haberse negado, haber optado por el despido de compañeros y seguir volando prácticamente en las mismas condiciones...por ese sacrificio y unión, yo hoy, mantengo mi puesto de trabajo.

Para mi personalmente, este acuerdo siembra un positivo precedente de solidaridad, compañerismo, compromiso y unidad en nuestra compañía, en nuestro colectivo y ojalá se contagie al resto de aerolíneas. 


 

Y es que hay que recordar, que a diferencia de otras crisis anteriores, ésta ha sido y es la más profunda y global que hemos vivido, dicho de otra manera, echar hoy a un piloto puede suponer dejarle en la "cuneta" sin posibilidad de reincorporarse en otra aerolínea, ya sea en el lugar más recóndito del mundo, porque todo el planeta está ahora mismo afectado. De ahí la importancia de navegar todos juntos en el mismo barco.

Es indudable que esto no iba a ser "gratis"...para TODOS los pilotos de la aerolínea va a suponer un sacrificio laboral, económico y personal...enorme. Muchos de nosotros hemos renunciado a vivir en Barcelona, para ahorrar costes, volviendo a nuestros lugares de origen, con el consiguiente problema de mudanza, reubicarse, etc...

Ningún piloto tendrá vacaciones en los meses de verano del año que viene, y se renuncia a muchos pluses y otras condiciones laborales que se habían logrado con el III convenio, firmado en Enero. No me equivoco mucho si digo que ganaremos fácilmente entre un 60 y un 70% menos en general. Pero todo se hace con el propósito de mantenernos todos y unidos, de proteger a la compañía y sin duda, de hacerla salir de esta crisis muy muy reforzada, demostrando de forma interna, pero también al exterior el compromiso de sus tripulaciones, tanto con sus compañeros, como con la aerolínea.

No soy amigo de hacer la pelota a nadie, pero tengo que reconocer que hemos tenido la suerte de tener "arriba" a las personas adecuadas en el momento más difícil y gracias a ello, hoy esta unidad existe.

A mis compañeros, GRACIAS, por hacer que yo hoy, pueda mirar al futuro con más tranquilidad, por hacer de mi trabajo algo más agradable en un momento muy complicado. No ha sido fácil, lo sé, el sacrificio merecerá mucho la pena y si yo hoy soy el "beneficiado" por mantener mi trabajo, espero poder devolver el favor ya sea hacia arriba, con los más antiguos, o hacia abajo con los que vengan más nuevos...

Desde ahora, tenemos un futuro complicado, pasaremos al menos un año muy complicado, pero sin duda brillaremos más que antes, porque es en los momentos difíciles donde debe relucir el verdadero compromiso por nuestro trabajo, por nuestro futuro, por nuestros compañeros y por nuestra aerolínea...

Ya lo hemos escuchado en las reuniones, JUNTOS saldremos de todo esto.


Un saludo y aunque pocos...buenos vuelos!


jueves, 8 de octubre de 2020

¿Cómo superar mentalmente las adversidades en la aviación?


 Desde Marzo de este año, nuestras vidas han cambiado de un modo radical, a nivel personal y colectivo, nada de lo que conocemos tal vez vuelva a ser igual que antes...


Saludos desde Granada, mente positiva!

Mis primeras palabras esta vez quiero que vayan como mensaje de apoyo a mis compañeros, dentro del colectivo, la incertidumbre es muy alta, la volatilidad del sector es posible que haga que compañías cierren y que compañeros y amigos se vayan a la calle, empiezo a pensar que esta situación  es casi irremediable, sencillamente porque es insostenible continuar en esta situación por mucho más tiempo.

Tras el confinamiento, hubo un repunte de pasajeros, especialmente a las islas, lo cual, trajo algo de esperanza al sector español, que se ha ido disipando con los rebrotes, cuarentenas y el fin del verano...Esto nos ha dejado en un escenario poco prometedor, vuelos con una ocupación por debajo del 50%, cancelaciones en rutas no rentables y cientos de aviones parados y preservados en diferentes aeropuertos a la espera de una lenta recuperación.

Mi situación personal, aun siendo mala, no es ni mucho menos horrible, actualmente estoy con un ERTE, afortunadamente lo cobro (hay aún compañeros que no han cobrado un solo € desde hace meses), también he vuelto parcialmente a volar, poco, pero me da la suficiente motivación, energía y esperanza para continuar hacia delante.


Durante meses, por mis circunstacias personales y laborales, me ha costado ver la luz y la inspiración para retomar este blog, ahora, meses después, lo retomo con energía renovada, mucha incertidumbre por mi futuro pero con las ganas de animar y apoyar a mis compañeros para salir todos juntos de esta situación.


Y es que hay historias con nombres y apellidos que son dramáticas, y muchos de nosotros nos podemos ver en un futuro en una posición muy delicada. Lo cierto, es que me he dado cuenta que pensar en eso y retroalimentar esa incertidumbre genera un estrés y una ansiedad brutal, que dificilmente se puede gestionar.

Venecia, noticia hace unos días por su nuevo dique


A día de hoy, ¿Qué he hecho y qué hago yo para superar mentalmente estas adversidades?

Hay que tener en cuenta que un piloto en tierra, es una mente algo perdida, nuestro estilo de vida es muy activo, de tensión, actividad y estrés constante, horarios complicados, cansancio...etc...

Por ello, mantener en la medida de lo posible actividad, tareas, la mente distraída es sencillamente fundamental, luchar contra la inercia de acabar en el sofá viendo la tele consumiendo basura durante horas, es tentador, pero nos llevará a lo más oscuro en poco tiempo.

De vuelta a los amaneceres en el aeropuerto

¿Cómo se logra eso? 

Pues en mi caso, estoy volviendo a las rutinas de ejercicio, tanto en casa, como saliendo a correr, montar en bici, andar, etc...la actividad fisica nos ayuda a liberar estrés, generar endorfinas y en definitiva a regular nuestro cuerpo de forma física y química, ayudando al equilibrio, a regular el descanso, etc

Marcarnos objetivos y metas a corto y medio plazo, ya sea correr una distancia, realizar una tarea, leer un libro, aprender algo nuevo...

Es importante también mantener un buen contacto social, ver a la familia, los amigos, relacionarse con gente...y si, los confinamientos, la distancia social y el miedo a contagiarnos, puede dificultar esta tarea, pero que es muy necesaria. Hay que tener en cuenta que nuestra profesión en muchas ocasiones nos priva de poder estar al lado de familiares y amigos, especialmente en momentos importanes. Por eso, debemos ver esta situación como una oportunidad de pasar más tiempo al lado de los que nos quieren.

Reforzar y desarrollar nuestros conocimientos, volar poco o nada inevitablemente nos oxida, repasar conocimientos y avanzar en el conocimiento de los procedimientos normales y de emergencia nos dará la confianza a la hora de subirnos al avión, pero como comentaba antes, también es buen momento para reforzar el inglés, los conocimientos sobre mecánica o aprender técnicas de desarrollo personal...

El delta del Ebro al atardecer, un show visual

En definitiva, más allá de todo lo negativo, es un momento de oportunidades, de ser capaz de aprovechar la situación en la que volamos menos para destinar ese tiempo en algo que habitualmente no podemos hacer.

Y si, muchos estaréis pensando en viajar...yo también, pero es cierto, no es el mejor momento para hacerlo, pero tal vez sí para planificar esos viajes y dejarlos listos para un poco más adelante.

Ahorra, cuídate y protégete...todo poco a poco irá pasando, que los aprendizajes de todo esto sean permanentes o efímeros depende de ti. Disfruta de cada minuto a bordo de un avión si eres de los que aún puede volar, y dedica tu vida a avanzar y evolucionar más y más.


Siempre avanza hacia arriba

Mucho ánimo a todos!