domingo, 29 de marzo de 2020

Tiempos difíciles

Llevo días queriendo escribir algo, pero por algún motivo...me cuesta.

Me cuesta afrontar y asimilar la situación que estamos viviendo, llevar días confinado, tratando de protegerme de un enemigo que ni siquiera puedo ver, que puede atacarme a mi, a mis seres queridos y en cuestión de días, arrebatármelos.

El coronavirus ha cambiado nuestras vidas. Ha paralizado mi trabajo y nos ha dejado en una situación a muchos muy vulnerable.

Ahora lo más importante es que mi familia y yo estamos todos bien, pero hay que seguir confinados y protegiéndonos, a nosotros mismos, para proteger también al resto.

Mi último día de momento trabajando, junto a uno de los aviones más nuevos
Durante las primeras semanas de Coronavirus, volé unas cuantas veces, entre ellas, a Florencia, el ambiente ya era desolador, un avión lleno para transportar a 20 personas...todavía en aquel momento, nos podíamos mover todos con total libertad, pero nadie vio el peligro de llenar aviones desde Italia con destino España sin ningún tipo de control.

Nos ha pillado muy fuera de juego y hemos ido por detrás del virus en todos los aspectos, es una realidad y pensar en cómo hubiese sido todo de otro modo...ya no soluciona nada. Asi es que hay que mirar hacia el presente y el futuro.

Nuestra defensa ante un poderoso enemigo, el Covid-19
En mi caso, tengo por delante al menos tres meses de ERTE, con una reducción de mi trabajo de un 90% aprox, a día de hoy, todavía estamos pendientes de esa aplicación práctica del ERTE, y habrá que ir viendo, económicamente qué supone eso para las nóminas, pero va a ser un duro palo.

Sea como fuere...me sigo sintiendo un privilegiado, voy a poder cobrar el paro, y si todo va bien, con el tiempo, recuperaré mi puesto de trabajo y la normalidad que tanto necesitamos todos, mi aerolínea pertenece al Grupo IAG, que parece ser una de los conglomerados de aerolíneas más fuertes del mundo, y eso no lo convierte en invencible, pero si hace que soporte mejor el temporal, y espero que así sea.
Los trabajadores del aeropuerto, también nos exponemos, para que tú llegues a casa

No puedo olvidarme de todos mis compañeros pilotos a los que esta situación les deja sin trabajar del todo, a los que les ha pillado en medio de un cambio de aerolínea, o pendientes de comenzar en su primera aerolínea. Es muy duro, lo sé, pero nos recuperaremos y todo volverá a la normalidad.

¿Pero cuándo volverá todo a la normalidad?

Es dificil saberlo, hay muchos factores que influyen en todo este asunto, encontrar una vacuna, las medidas de los gobiernos, la extensión del confinamiento...etc...personalmente, creo que si nada empeora sustancialmente, para Septiembre se recuperará algo de la normalidad en el sector aeronáutico, es decir, para mí, el verano está ya completamente perdido, si bien es cierto que en el momento en el que se levanten las restricciones va a haber mucha gente que necesite moverse por Europa y el Mundo para reencontrarse con sus familias o sencillamente salir del confinamiento, intuyo que el poder adquisitivo en ese momento va a ser bajo, mucha gente se está viendo obligada a tirar de ahorros, a apretarse el cinturón y eso no va a ayudar a la recuperación económica del sector aeronáutico, habrá que incentivar a la gente a volar y a recuperar la normalidad.

Por supuesto, insisto en que esto es mi opinión, basada en la información que voy obteniendo de diferentes fuentes y medios. Ojalá, todo sea mucho mejor de lo que yo preveo.

En cualquier caso, es momento de quedarse en casa, y de aprovechar el tiempo para hacer cosas pendientes, estudiar y repasar, continuar aprendiendo y afianzando conocimientos, personalmente, estoy aprovechando para repasar manuales y procedimientos, para darle caña al inglés y trato de mantener una actividad física que equilibre mi cuerpo tanto a nivel físico, como mental, que es bastante necesario en un confinamiento así.

Mucho ánimo a todos mis compañeros, volveremos a volar, y espero que saquemos grandes lecciones de todo esto, para ser mejores.

Un saludo y quédate en casa!