sábado, 16 de julio de 2016

Gira a la derecha, tu otra derecha...la instrucción

Tengo la fortuna de enseñar a volar a gente sin experiencia...

Me siento muy afortunado de poder hacerlo, enseñar me permite aprender, mejorar como piloto, como instructor e incluso como persona.



Cada alumno es un mundo completamente diferente y distinto, todos tienen sus inquietudes, su proceso de aprendizaje y evolucionan a un ritmo diferente cada uno.

Ser parte de ese proceso de aprendizaje, transmitir mis conocimientos, mis consejos y mis trucos a mis alumnos es parte de mi día a día.

"Velocidad con el morro, senda con el motor" ya no sé cuántas veces lo habré podido repetir, y no me cansaré de hacerlo.



Me he encontrado con alumnos aventajados, que como si fuesen una esponja, absorben todos los conocimientos rápidamente, hay otros que son muy inteligentes, pero torpes a la hora de volar, otros se ponen nerviosos a los mandos y necesitan de unos minutos en el aire para poder dominar esos nervios.

Incluso he tenido algún alumno con cierta dislexia, y constantemente le decía eso de..."Gira a la derecha...esa no, tu otra derecha..."

También he tenido alumnos que se equivocaban a la hora de manejar la palanca de gases y al pedirle que quitase motor...lo ponía. Buena parte de esos errores vienen producidos por esa visión túnel que produce el pilotar un avión las primeras horas de vuelo.

La cantidad de información que se le transmite a un piloto novato es brutal, y eso produce en ellos un "atontamiento" (dicho desde el cariño) que hace que se les olviden cosas, se despisten o ni te escuchen...es normal y todos, absolutamente todos los pilotos hemos pasado por ello, siempre se lo digo a mis alumnos, yo también estuve como tú y también todo me pasaba "volando".



Fruto de esa evolución y ese aprendizaje, llega uno de esos momentos mágicos para todo piloto... "la suelta". Es ese momento en el que el instructor, en armonía con el alumno, decide que ha llegado el momento de que el alumno vuele sólo por primera vez.

Antes anunciaba a mis alumnos o les advertía de la inmediatez de la llegada de esa suelta, ansiada por algunos y temida por sólo alguno, ahora he decidido no hacerlo y sencillamente les sorprendo con ese momento mágico, la suma de la sorpresa y la emoción por la suelta les hace disfrutar doblemente de ese momento.

Al bajar sus caras lo dicen todo, y sin querer, siempre recuerdo mi propia suelta, ese momento en el que en el avión sólo estás tú y de ti depende por primera vez el vuelo, que aunque sea corto y sólo de unas cuantas tomas y despegues, te enfrenta por primera vez a la responsabilidad de pilotar sin ayuda el avión.

Y es que la instrucción de personas que se inician en la aviación es una de esas cosas gratificantes por naturaleza, que hacen que te sientas agradecido de tener ese puesto en el que poder compartir, enseñar, guiar y modelar a tus alumnos mientras van creciendo como pilotos pero también como personas.



Buenos vuelos alumnos y futuros alumnos, y recordad, velocidad con el morro y senda con el motor.

viernes, 17 de junio de 2016

Volando a Segovia

Me encanta Segovia, es el lugar donde siempre he buscado desconectar un poco del Mundo. Pero he de reconocer que últimamente lo veo más desde arriba que desde abajo y es precioso desde arriba, pero también espero poder pronto estar abajo.

El viaje a Segovia desde Casarrubios es un viaje que no dura mucho, que permite ir al campo de Marugán, donde nos recibe siempre Edu, con una amplia sonrisa, da gusto ir allí, te tomas una coca cola, si te llevas el bañador ahora te puedes dar un bañito rápido y después toca sobrevolar Segovia para disfrutar del espectáculo visual que la ciudad ofrece desde arriba con el Alcázar, la Catedral, y el Acueducto. He de reconocer que disfruto mucho mostrando a mis alumnos Segovia. Es muy especial cada vez.











Al ir volviendo, les muestro la montaña conocida como "la mujer muerta" aunque a estas alturas de la primavera ya no tiene nieve, con nieve es espectacular.

Y poco a poco de vuelta al campo, donde llegamos en menos de una hora.

Creo que si hicieran una pista algo más cerca de la ciudad yo comería cochinillo todos los días jajaja.

Os dejo un video de prueba con la cámara 360, la calidad no es muy buena, pero os puede dar una visión nueva de lo que es volar :) espero que os guste...

Para verlo correctamente en 360 ve al siguiente enlace...(sólo se ve correctamente desde la app de youtube)




Un saludo y buenos vuelos, te vienes conmigo a Segovia?

viernes, 3 de junio de 2016

Historias de aeropuerto: ¡Devuélveme a mis pasajeros!

En el aeropuerto pueden pasar siempre cosas sorprendentes, pasajeros borrachos que se orinan encima y tienen después un vuelo de 10 horas, otros que deambulan por la terminal y acaban perdiendo sus vuelos, accidentes de vehículos de forma inverosímil...es dificil aburrirse.

Hace unos días, coincidiendo con una huelga de controladores franceses, me tocó coordinar un vuelo a Londres con un retraso por Slot, de aproximadamente dos horas. Este Slot es una hora que comienza a fluctuar como si de la bolsa se tratase, mejora y empeora en cuestión de minutos. 

Todo esto supone la incertidumbre de cuando comenzar el embarque para no tener demasiado tiempo a los pasajeros dentro del avión. Para más complicación, en este caso, el avión estaba situado en un párking remoto, esto es, que se necesitan jardineras (los autobuses del aeropuerto) para trasladar a los pasajeros de la terminal al avión.



Con unas dos horas de retraso, me tomé las cosas con calma y me preocupé por dejar todo atado y bien atado para que cuando entrasen las prisas por embarcar, todo estuviese lo más preparado posible para salir cuanto antes.

Por eso me acerqué personalmente a la puerta de embarque para pedir los datos de pasajeros, para palpar la temperatura del mosqueo de los pasajeros y para ver a los agentes de pasaje que me iban a embarcar el vuelo.

En la puerta de embarque me encontré a dos chicas algo perdidas y que me dijeron que eran nuevas, con dos personas nuevas, cualquier problema, por pequeño que sea, se puede convertir en un caos, aquello me dejó la mosca detrás de la oreja.

Pasaban los minutos y yo esperaba en la cabina del avión a que se acercase la hora de embarcar, las maletas estaban listas en la bodega, el combustible cargado y la tripulación lista para recibir a los pasajeros.

Al rato escucho por radio,"Adrián, ha habido mejora de Slot, embarcamos!" De la absoluta tranquilidad pasas al frenetismo, hay que trasladar a 74 pasajeros lo antes posible al avión.

Recordé lo de mis compañeras de embarque y me dije a mi mismo...acércate a la puerta de embarque a ver como va todo...

Menos mal que me acerqué a la puerta...


Con retrasos de esta magnitud, el aeropuerto sufre muchos cambios de puertas de embarque, puesto que los vuelos que no pueden embarcar o los aviones que no pueden salir, bloquean las posiciones de embarque o de parking y esto supone repentinos cambios que nos afectan a todos.

Al llegar a la puerta de embarque desde la pista, encuentro a una jardinera de WFS...mmmmm qué raro...aparco junto a la jardinera, miro el cartel de la puerta de embarque, y de forma casi instintiva miro el móvil del trabajo donde tengo toda la información...según mi móvil es esta puerta...

Bajo con dudas del coche y me dirijo al conductor de la jardinera de WFS...

-¿Éstos son tus pasajeros?
-sí, me los llevo al remoto 16
-...pero es que esta es mi puerta de embarque, hace unos minutos mis pasajeros estaban aquí
- no se, hace un momento había aquí una jardinera de las tuyas pero se ha ido

En ese momento ya había como 10-15 personas en la jardinera y continuaban subiendo poco a poco. El conductor me enseña un papel en el que efectivamente la puerta de embarque es correcta y pone que recoja ahí a sus pasajeros...

Nos miramos con cara de incredulidad, y casi a la vez, nos damos cuenta de que hay que hacer a algún pasajero la pregunta tonta del día..."perdone, usted a donde va?" Jajajaja

Justo cuando iba a parar al pasajero, vi su tarjeta de embarque en la mano y le dije al conductor, estos pasajeros son míos...

En ese instante no sabes si reirte, si mosquearte o si darte la vuelta y largarte de nuevo al avión que es donde se supone que debías estar esperando a los pasajeros. Pero casualidades de la vida, me fui a la puerta de embarque y me encontré con esto.

Paramos la entrada de pasajeros a la jardinera y los bajamos a todos, apelotonándolos de nuevo en las escaleras que bajan de la terminal a la pista. Mientras tanto yo avisaba por la emisora a coordinación de lo que estaba pasando, alucinaron casi tanto o más que yo.

A los pocos segundos de hablar con coordinación, aparece la jardinera correcta y comienzan a subir los pasajeros, esta vez si, a la jardinera que les llevará al avión adecuado.

Con todo esto medio solucionado, decido subir de nuevo a la puerta de embarque...

"¿Recordáis que os dije que si volvía a la puerta de embarque era porque algo había salido mal? Pues aquí estoy..."

Al contarle lo ocurrido, me dijeron que ni se fijaron...y no lo dudo jajaja

Me esperé al embarque del último pasajero y me fui en el coche cuando estuvo el vuelo cerrado en la puerta, no quería más líos.

Asi es que ya sabéis, mucho ojo compañeros coordis, y mucho ojo queridos pasajeros, a ver si váis a acabar en la otra punta de vuestro destino jajaja.



Un saludo y buenos vuelos, al destino correcto y en la jardinera correcta.