adpv cabecera

lunes, 31 de marzo de 2014

Entre vuelo y vuelo

No vuelo todos los días, hay semanas como estas últimas en las que no vuelo ningún día...

Hay veces que estás programado y se cancela, y otras en las que ni estás programado, hay que estar preparado y mentalizado para todo. Por eso es muy importante ocupar el resto del tiempo y no morir de aburrimiento.

Actualmente vuelo mucho en IVAO, mucho más que en un avión de verdad, para matar esos tiempos libres tan largos, me voy planteando retos y trato de ir creciendo y mejorando como piloto. La semana pasada me examiné de la parte práctica de lo que podría ser un PPL en IVAO...en realidad, eso no me otorga ningún poder ni nada en la vida real, pero me mantiene "vivo", es escalar un peldaño más. Ahora me planteo poco a poco ir volando en internet con las comunicaciones en inglés y progresivamente ir abriendo horizontes y fronteras y volar cada vez más lejos y sobre todo, fuera de España  y hablando en inglés. Tengo que exprimir las posibilidades que me da IVAO para practicar comunicaciones en inglés y de forma gratuita, eso...muchos no lo saben valorar.

Pero no sólo de un simulador conectado a internet vivo. Otra de las piezas fundamentales es hacer ejercicio para mantenerse, al menos, en forma. No me puedo quejar, duermo y descanso casi todo lo que quiero, y eso puede inducir a la pereza, el deporte es lo que mantiene el equilibrio. No siempre puedo o tengo ganas de hacer deporte, en esta época del año, la alergia me impide salir a correr, ya me he visto varias veces con asma al terminar. Por eso ahora toca ejercicio en casa, flexiones, abdominales, pesas, sentadillas, dominadas...lo que se me va ocurriendo. Volar desgasta bastante, una vida con extraños horarios y sin una rutina fija, también. O dominas tu cuerpo, o te domina él a ti.

La tercera pieza del puzzle y probablemente la más importante es mantener el contacto con la gente, salir con los amigos, olvidarse por un momento de aviones y llevar una vida social fuera de una pantalla. Cenar con los amigos, ver el fútbol, salir de fiesta...cualquier excusa es buena. Conozco a un buen puñado de pilotos insociables o asociales, eso termina agriando el carácter, volviéndote un "bicho raro". Sal a la calle.

Y a grandes rasgos, así pasan mis días cuando no vuelo, el resto del tiempo, pues dedico algo a ver algún  programa que me interese y lo veo desde el ipad, o ahora a escribir el blog...y así se pasa el tiempo esperando al siguiente vuelo.

Buenos vuelos y buenos no vuelos!