adpv cabecera

viernes, 21 de noviembre de 2014

¿Eres pro-Airbus o pro-Boeing?

En el mundo de la aviación, es común oír esta pregunta con demasiada regularidad. Es algo así como lo de, ¿eres del Madrid o del Barça?

Lo cierto es que a mi me gustan muchos tipos de aviones, como puede ser el ATR, pero hoy voy a responder a la pregunta sin desviarme del tema.

Yo soy pro-Airbus, si...ya lo he dicho.

Ahora los pro-Boeing se sienten decepcionados e incluso tendrán la tentación de cerrar la web y prenderle fuego al ordenador...tranquilos, no es para tanto.

Lo primero de todo, decir que aceptaré un trabajo en cualquier modelo de avión, sólo hablo de mis preferencias y mis gustos, a ver si en el futuro acabo en un 737 y me restregáis que yo soy un pro-Airbus. El trabajo es trabajo, y los gustos y preferencias son otra cosa bien distinta.

Dado que ambos fabricantes tienen varios y diversos modelos, hablaré del motivo por el que soy pro-Airbus a un nivel genérico, aunque si debéis pensar en algún modelo, hacedlo en el A320 y en el B737 que se podría decir que son los más significativos de cada fabricante.

Dicho esto, os explico el motivo de mi preferencia pro-Airbus.

A todos, nos gusta volar, disfrutar volando, a algunos nos gusta hacer maniobras algo más arriesgadas y acercarnos sensiblemente a los límites nuestros y del avión, y eso está muy bien, pero no cuando estás trabajando. Repito... trabajando.

Durante años, he trabajado en muchas y diferentes piscinas como socorrista,  y descubres que una silla o una sombrilla pueden hacer de un día soleado y veraniego en tu propio infierno personal. Hablo por tanto de algo llamado ergonomía.

Todos tenemos días en los que estamos cansados, nos duele la cabeza o sólo pensamos en llegar a casa y descansar. Bien, pues esos días también debemos de trabajar, y hacerlo en una silla incómoda de plástico y bajo una sombrilla que apenas te protege del sol es muy distinto a hacerlo en una silla cómoda y bajo una gran sombrilla con la densidad de un muro de hormigón que no deja pasar ni un rayo de sol.

Algo parecido ocurre entre Airbus y Boeing, claramente, Airbus ha puesto un mayor empeño en la ergonomía de sus cabinas, haciendo que volar, pilotar y en definitiva, trabajar en sus cabinas sea más cómodo e intuitivo. Y eso se nota. Y para mi, marca la diferencia.

Cuando un piloto se sube a su avión para trabajar no busca que su aspecto exterior sea bonito, o que el empuje de sus motores sea descomunal, busca que sea cómodo y sencillo, especialmente cuando "la cosa se pone fea".


Por eso, para mi, Airbus gana mi batalla personal.

Antes comentaba que otro de los aviones que me gustan es el ATR, un avión de esos que me gustaría probar, volar pero en el que no me gustaría jubilarme, pues creo que volar un turboprop es divertido, pero no demasiado práctico ni cómodo, no es un avión muy "friendly" en ciertas situaciones.

Y sin más, os dejo una pequeña encuesta, para conocer vuestra impresión, espero también vuestros comentarios.

Un saludo, y buenos vuelos!

· Enlace a la web de Airbus
· Enlace a la web de Boeing