jueves, 8 de octubre de 2020

¿Cómo superar mentalmente las adversidades en la aviación?


 Desde Marzo de este año, nuestras vidas han cambiado de un modo radical, a nivel personal y colectivo, nada de lo que conocemos tal vez vuelva a ser igual que antes...


Saludos desde Granada, mente positiva!

Mis primeras palabras esta vez quiero que vayan como mensaje de apoyo a mis compañeros, dentro del colectivo, la incertidumbre es muy alta, la volatilidad del sector es posible que haga que compañías cierren y que compañeros y amigos se vayan a la calle, empiezo a pensar que esta situación  es casi irremediable, sencillamente porque es insostenible continuar en esta situación por mucho más tiempo.

Tras el confinamiento, hubo un repunte de pasajeros, especialmente a las islas, lo cual, trajo algo de esperanza al sector español, que se ha ido disipando con los rebrotes, cuarentenas y el fin del verano...Esto nos ha dejado en un escenario poco prometedor, vuelos con una ocupación por debajo del 50%, cancelaciones en rutas no rentables y cientos de aviones parados y preservados en diferentes aeropuertos a la espera de una lenta recuperación.

Mi situación personal, aun siendo mala, no es ni mucho menos horrible, actualmente estoy con un ERTE, afortunadamente lo cobro (hay aún compañeros que no han cobrado un solo € desde hace meses), también he vuelto parcialmente a volar, poco, pero me da la suficiente motivación, energía y esperanza para continuar hacia delante.


Durante meses, por mis circunstacias personales y laborales, me ha costado ver la luz y la inspiración para retomar este blog, ahora, meses después, lo retomo con energía renovada, mucha incertidumbre por mi futuro pero con las ganas de animar y apoyar a mis compañeros para salir todos juntos de esta situación.


Y es que hay historias con nombres y apellidos que son dramáticas, y muchos de nosotros nos podemos ver en un futuro en una posición muy delicada. Lo cierto, es que me he dado cuenta que pensar en eso y retroalimentar esa incertidumbre genera un estrés y una ansiedad brutal, que dificilmente se puede gestionar.

Venecia, noticia hace unos días por su nuevo dique


A día de hoy, ¿Qué he hecho y qué hago yo para superar mentalmente estas adversidades?

Hay que tener en cuenta que un piloto en tierra, es una mente algo perdida, nuestro estilo de vida es muy activo, de tensión, actividad y estrés constante, horarios complicados, cansancio...etc...

Por ello, mantener en la medida de lo posible actividad, tareas, la mente distraída es sencillamente fundamental, luchar contra la inercia de acabar en el sofá viendo la tele consumiendo basura durante horas, es tentador, pero nos llevará a lo más oscuro en poco tiempo.

De vuelta a los amaneceres en el aeropuerto

¿Cómo se logra eso? 

Pues en mi caso, estoy volviendo a las rutinas de ejercicio, tanto en casa, como saliendo a correr, montar en bici, andar, etc...la actividad fisica nos ayuda a liberar estrés, generar endorfinas y en definitiva a regular nuestro cuerpo de forma física y química, ayudando al equilibrio, a regular el descanso, etc

Marcarnos objetivos y metas a corto y medio plazo, ya sea correr una distancia, realizar una tarea, leer un libro, aprender algo nuevo...

Es importante también mantener un buen contacto social, ver a la familia, los amigos, relacionarse con gente...y si, los confinamientos, la distancia social y el miedo a contagiarnos, puede dificultar esta tarea, pero que es muy necesaria. Hay que tener en cuenta que nuestra profesión en muchas ocasiones nos priva de poder estar al lado de familiares y amigos, especialmente en momentos importanes. Por eso, debemos ver esta situación como una oportunidad de pasar más tiempo al lado de los que nos quieren.

Reforzar y desarrollar nuestros conocimientos, volar poco o nada inevitablemente nos oxida, repasar conocimientos y avanzar en el conocimiento de los procedimientos normales y de emergencia nos dará la confianza a la hora de subirnos al avión, pero como comentaba antes, también es buen momento para reforzar el inglés, los conocimientos sobre mecánica o aprender técnicas de desarrollo personal...

El delta del Ebro al atardecer, un show visual

En definitiva, más allá de todo lo negativo, es un momento de oportunidades, de ser capaz de aprovechar la situación en la que volamos menos para destinar ese tiempo en algo que habitualmente no podemos hacer.

Y si, muchos estaréis pensando en viajar...yo también, pero es cierto, no es el mejor momento para hacerlo, pero tal vez sí para planificar esos viajes y dejarlos listos para un poco más adelante.

Ahorra, cuídate y protégete...todo poco a poco irá pasando, que los aprendizajes de todo esto sean permanentes o efímeros depende de ti. Disfruta de cada minuto a bordo de un avión si eres de los que aún puede volar, y dedica tu vida a avanzar y evolucionar más y más.


Siempre avanza hacia arriba

Mucho ánimo a todos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario