adpv cabecera

lunes, 9 de enero de 2017

Un año de mucho trabajo

Hoy quiero dedicar unos minutos a hacer un pequeño balance de lo que ha sido a nivel profesional el año 2016.

Y es que sin lugar a dudas ha sido el año de mayor trabajo y mayores logros a nivel profesional. La carga de trabajo ha sido tan alta que ha habido varios momentos en los que el agotamiento ha sido importante, pero la satisfacción por el trabajo bien hecho es lo que en definitiva queda.

Un año de enseñar y aprender :)


Más de año y medio sin vacaciones y sin apenas días libres, todos eso días dedicados de un modo u otro a la aviación, ya sea como coordinador de vuelo, como instructor de vuelo, como instructor de teóricas, dando clases particulares, trasladando aviones o sencillamente desarrollando este blog.

El esfuerzo ha merecido la pena, aprender de los errores, siempre para mejorar y llegar a comprender que lo que parecía malo, tal vez no sea tan malo. Que todos esos madrugones, todas esas noches, todos esos vuelos, han servido para hacerme crecer como piloto pero sobre todo como persona.

Sin duda es el año en el que más horas de vuelo he sumado a mis espaldas, y eso se ha notado con creces, me siento mucho más seguro en el aire, e incluso he superado situaciones comprometidas con un resultado más que satisfactorio. El proceso de aprendizaje continúa. Aprender para poder enseñar más y mejor.

2016 ha supuesto un cambio de tendencia en la aviación, tal vez un punto de inflexión para muchos de nosotros que, como pilotos, buscamos dedicarnos profesionalmente a ello. Parece que 2017 será aún mejor, con la esperanza de que pronto quede ese hueco en un asiento de piloto que poder con orgullo ocupar.

No puedo olvidarme sin duda de todos los compañeros que de un modo u otro, han hecho posible que yo fuese a trabajar con una sonrisa, mis compañeros coordinadores y de la empresa, mis compañeros instructores, mis alumnos, mis compañeros pseudopilotos...todos ellos en mayor o menor medida, forman parte de este año repleto de trabajo y proyectos laborales. Gracias a todos.

Trabajar con los controladores Mozambiqueños fue una gran experiencia


He tenido la suerte de poder descansar unos días y todo ello siempre ayuda a reflexionar y a hacer este tipo de balance, que además ha coincidido con el final de año. Tanto trabajo y tan pocas horas de sueño al final hacen que vivas demasiado deprisa sin parar a valorar las cosas importantes que vas haciendo a lo largo del camino, pero parar a respirar es tan importante o más como machacarte a trabajar, y una de las conclusiones a las que he llegado en este año es que debo aprender o mejorar en ese aspecto, conciliar mi vida personal con mi vida profesional/laboral y es que convertir tu pasión en tu profesión a veces te lleva a sobrepasar esa línea entre trabajo y vida personal, que puede llegar a ser peligrosa.

Un respiro en medio de la locura aeroportuaria


Este nuevo año se plantea prometedor, con la ilusión del primer día, pero con la experiencia tan enriquecedora de los años que van en la mochila.

Con respecto al blog, la evolución va a ser constante y palpable dentro de poco, siempre que el tiempo me lo permita para ir implementando todas esas ideas que a veces pueden ser descabelladas pero que van tomando forma con el tiempo.

Os deseo un feliz año a todos, y que juntos podamos crecer y evolucionar en este año, al que espero que hayáis recibido con una sonrisa e ilusión.

Buenos vuelos aviadores y pilotos.