adpv cabecera

lunes, 14 de diciembre de 2015

Descansar y desconectar de la aviación

Paso los días entre aviones, con la aviación a todas horas en la cabeza...y si...a veces me saturo tanto que no quiero ni escuchar un avión a lo lejos.

Llevo tiempo sin tener unas vacaciones decentes, tal vez demasiado y el cuerpo se resiente...trato de aprovechar los ratos que puedo, los pequeños huecos para escaparme. Pensé que en Madrid no sería capaz de desconectar y fue entonces cuando poco a poco me fui enganchando al senderismo.

Se ha convertido en una de mis vías de escape. Haga frío, calor, sea una ruta fácil o difícil...me ayuda a olvidarme un poco del mundanal ruido.



Todos los que trabajamos en aviación solemos tener turnos con horarios en ocasiones absurdos, librando cuando se puede y sin apenas vida más allá del aeropuerto...sin duda es duro, y la familia, amigos,etc...no siempre lo entienden.

Disfrutar de las aficiones y buscar una afición compatible con toda esta locura es fundamental. No puedo apuntarme a un equipo de fútbol porque no podría entrenar, ni podría jugar muchos partidos, a mi me encanta el deporte, pero apenas tengo tiempo de hacer gran cosa, y cuando tienes ese poco tiempo, tu cuerpo te recuerda que debes tomarte unos minutos en el sofá o la cama para recuperar todo ese cansancio acumulado.


Volviendo al senderismo, la montaña está de lunes a domingo. Habrá días que la meteorología acompañe y habrá días en los que no lo haga. Aventurarte o no, ya es decisión propia.

La montaña me permite respirar, coger un mapa y tratar de orientarme en medio de la nada, supone un divertido reto en el que poco a poco cada vez aprendes más y te vas enfrentando a nuevas dificultades. Exigente en lo físico y en lo mental, te obliga a estar preparado. También es fundamental hacer una buena planificación, preparar bien la ruta, los mapas, el agua y la comida que vas a llevar, y que todo ello tenga un peso asumible en función de la ruta y la distancia que vas a realizar.



Te invito a que lo pruebes, allá donde estés, busca una ruta cercana y prueba esta experiencia. Y si vives por Madrid y te apetece sumarte conmigo a la próxima, sólo tienes que avisarme, siempre es mejor ir en grupo, aumenta la seguridad y lo hace más divertido.

A veces ni en el lugar más remoto dejas de ver aviones, esta foto fue tomada desde un lugar de la ruta que hice por Cercedilla.


Buenos vuelos, también los de montaña!!!

Te espero en la próxima ruta :)