adpv cabecera

martes, 10 de junio de 2014

Llamar a AESA y oir "estamos petaos de trabajo"

Llevo en el mundillo de la aviación cosa de 6 años...empieza a ser una cifra respetable.

Durante estos años, han cambiado mucho las cosas con respecto a la relación con la antigua DGAC (dirección general de aviación civil) y la reciente AESA (agencia estatal de seguridad aérea).

Un lavado de cara, aparentemente más eficiencia en aspectos como tramitación de licencias, y un servicio un poco más cuidado...

Pero hay una tarea pendiente, algo que no han logrado mejorar, la atención directa, telefónica o por mail, pero especialmente la telefónica.

Antes, con la antigua DGAC, disponían en la centralita de una mujer aproximadamente milenaria que buscaba en un viejo libro la extensión del despacho con el que querías contactar, con el tiempo y unas mil llamadas después, poco a poco, ibas conociendo el número directo de la persona con la que deseabas hablar.

Reconozco que esto puede llegar a ser un engorro para la persona a la que llamas, pero al fin y al cabo, deben atender a los usuarios, que en definitiva no hacemos otra cosa que pagar tasas para recibir en ocasiones un trato vejatorio, humillante o sufrir un abuso de autoridad por parte de los funcionarios de turno.

No siempre es así, no todos son así...pero personalmente salvo dos o tres personas concretas, el trato no suele ser ni siquiera aceptable, ya no hablo de bueno, me conformaría con aceptable...

Con el cambio de AESA, y el cambio de ubicación, ahora todas las llamadas pasan por una centralita, la cual, en muchos momentos se colapsa.

Ahora llamas, y comienza la lotería...¿habrá suerte esta vez?

Según descuelgan tratas de explicar del mejor modo posible lo que necesitas, y tratas de que te pasen con la persona adecuada...el porcentaje de éxito suele ser bajo. Si esa persona no está, está reunida, no le apetece oír tu aterciopelada voz o simplemente pasa del mundo en general, comienza la pelea...

"Si quiere le doy un mail", "espere que le paso con esta otra persona", "ahora no me coge", "llame dentro de un rato", "está reunido"...

Estoy seguro de que existe una lista como esta en la centralita de AESA y la van leyendo...a cada persona que llama, le cuentan una diferente y así, pues no se les hace aburrida la mañana.

Si contase las horas y los días perdidos tratando de resolver asuntos con AESA...

Es triste que en un aspecto tan básico y tan importante como la atención al público sigan a años luz de un nivel, repito, aceptable...

Y el que no haya tenido jamás problemas con AESA, que levante la mano!

Buenos vuelos, si AESA os lo permite, tal vez estéis ahora mismo "colgados" del teléfono.
El número maldito...la centralita de AESA.