adpv cabecera

viernes, 3 de junio de 2016

Historias de aeropuerto: ¡Devuélveme a mis pasajeros!

En el aeropuerto pueden pasar siempre cosas sorprendentes, pasajeros borrachos que se orinan encima y tienen después un vuelo de 10 horas, otros que deambulan por la terminal y acaban perdiendo sus vuelos, accidentes de vehículos de forma inverosímil...es dificil aburrirse.

Hace unos días, coincidiendo con una huelga de controladores franceses, me tocó coordinar un vuelo a Londres con un retraso por Slot, de aproximadamente dos horas. Este Slot es una hora que comienza a fluctuar como si de la bolsa se tratase, mejora y empeora en cuestión de minutos. 

Todo esto supone la incertidumbre de cuando comenzar el embarque para no tener demasiado tiempo a los pasajeros dentro del avión. Para más complicación, en este caso, el avión estaba situado en un párking remoto, esto es, que se necesitan jardineras (los autobuses del aeropuerto) para trasladar a los pasajeros de la terminal al avión.



Con unas dos horas de retraso, me tomé las cosas con calma y me preocupé por dejar todo atado y bien atado para que cuando entrasen las prisas por embarcar, todo estuviese lo más preparado posible para salir cuanto antes.

Por eso me acerqué personalmente a la puerta de embarque para pedir los datos de pasajeros, para palpar la temperatura del mosqueo de los pasajeros y para ver a los agentes de pasaje que me iban a embarcar el vuelo.

En la puerta de embarque me encontré a dos chicas algo perdidas y que me dijeron que eran nuevas, con dos personas nuevas, cualquier problema, por pequeño que sea, se puede convertir en un caos, aquello me dejó la mosca detrás de la oreja.

Pasaban los minutos y yo esperaba en la cabina del avión a que se acercase la hora de embarcar, las maletas estaban listas en la bodega, el combustible cargado y la tripulación lista para recibir a los pasajeros.

Al rato escucho por radio,"Adrián, ha habido mejora de Slot, embarcamos!" De la absoluta tranquilidad pasas al frenetismo, hay que trasladar a 74 pasajeros lo antes posible al avión.

Recordé lo de mis compañeras de embarque y me dije a mi mismo...acércate a la puerta de embarque a ver como va todo...

Menos mal que me acerqué a la puerta...


Con retrasos de esta magnitud, el aeropuerto sufre muchos cambios de puertas de embarque, puesto que los vuelos que no pueden embarcar o los aviones que no pueden salir, bloquean las posiciones de embarque o de parking y esto supone repentinos cambios que nos afectan a todos.

Al llegar a la puerta de embarque desde la pista, encuentro a una jardinera de WFS...mmmmm qué raro...aparco junto a la jardinera, miro el cartel de la puerta de embarque, y de forma casi instintiva miro el móvil del trabajo donde tengo toda la información...según mi móvil es esta puerta...

Bajo con dudas del coche y me dirijo al conductor de la jardinera de WFS...

-¿Éstos son tus pasajeros?
-sí, me los llevo al remoto 16
-...pero es que esta es mi puerta de embarque, hace unos minutos mis pasajeros estaban aquí
- no se, hace un momento había aquí una jardinera de las tuyas pero se ha ido

En ese momento ya había como 10-15 personas en la jardinera y continuaban subiendo poco a poco. El conductor me enseña un papel en el que efectivamente la puerta de embarque es correcta y pone que recoja ahí a sus pasajeros...

Nos miramos con cara de incredulidad, y casi a la vez, nos damos cuenta de que hay que hacer a algún pasajero la pregunta tonta del día..."perdone, usted a donde va?" Jajajaja

Justo cuando iba a parar al pasajero, vi su tarjeta de embarque en la mano y le dije al conductor, estos pasajeros son míos...

En ese instante no sabes si reirte, si mosquearte o si darte la vuelta y largarte de nuevo al avión que es donde se supone que debías estar esperando a los pasajeros. Pero casualidades de la vida, me fui a la puerta de embarque y me encontré con esto.

Paramos la entrada de pasajeros a la jardinera y los bajamos a todos, apelotonándolos de nuevo en las escaleras que bajan de la terminal a la pista. Mientras tanto yo avisaba por la emisora a coordinación de lo que estaba pasando, alucinaron casi tanto o más que yo.

A los pocos segundos de hablar con coordinación, aparece la jardinera correcta y comienzan a subir los pasajeros, esta vez si, a la jardinera que les llevará al avión adecuado.

Con todo esto medio solucionado, decido subir de nuevo a la puerta de embarque...

"¿Recordáis que os dije que si volvía a la puerta de embarque era porque algo había salido mal? Pues aquí estoy..."

Al contarle lo ocurrido, me dijeron que ni se fijaron...y no lo dudo jajaja

Me esperé al embarque del último pasajero y me fui en el coche cuando estuvo el vuelo cerrado en la puerta, no quería más líos.

Asi es que ya sabéis, mucho ojo compañeros coordis, y mucho ojo queridos pasajeros, a ver si váis a acabar en la otra punta de vuestro destino jajaja.



Un saludo y buenos vuelos, al destino correcto y en la jardinera correcta.