adpv cabecera

jueves, 14 de mayo de 2015

Sobrevolando el mar

No dejo de mirar el mar...

Me apetece sobrevolarlo como lo hacen algunas de las gaviotas que veo pasar. No puedo olvidar las veces que he tenido la oportunidad de volar sobre el mar.

He tenido la suerte de sobrevolar el mar de distintos modos, tanto cerca del agua en ulm, como aterrizando en avioneta, como muy alto desde aviones de aerolínea.

Recuerdo aterrizar desde la cabina en un vuelo a Málaga, siempre practicaba esa aproximación en el simulador, hasta que aterricé en cabina en alguna ocasión desde la aproximación sobre el mar...menuda maravilla...un espectáculo visual y para todos los sentidos, además iba reconociendo los lugares en tierra justo antes de aterrizar, toda una experiencia.

Por supuesto no me puedo olvidar de Castellón, no el famoso Castellón sin aviones, si no el pequeñito, el que casi nadie fuera de la aviación conoce, en el que te bajas y casi pisas el agua, te comes una paella y te vuelves a Madrid con esa sensación de que realmente te gusta lo que haces y te apasiona volar.

Lo cierto es que recuerdo la inmensidad del Atlántico vista desde el pequeño ULM en Peniche, no había una gran visibilidad ese día pero miras al fondo y sabes que no hay nada más que agua en miles de kilómetros, y es que volar sobre el Mar es muy especial. 


Las calas de Ibiza, sus playas paradisiacas... O aquel aterrizaje nocturno en Valencia, los barquitos en Santander, creo que puedo recordar cada vuelo sobre el mar.

Parece increíble como desde la avioneta puedes percibir también ese olor a agua salada, esa concentración de humedad.

Os recomiendo a todos los que tengáis la oportunidad, de que voléis sobre el mar, compañeros pilotos que hacéis horas y horas desde Cuatro Vientos a Valladolid y Salamanca...hay vida más allá...explorad otros lugares. Yo todavía tengo pendientes San Sebastián y otros muchos aeropuertos del Norte de la Península, viajad, descubrid y experimentad. No queméis vuestras horas sin sentido. Nos cuestan mucho dinero para que no las aprovechemos.

Yo ya he podido sobrevolar el Mediterráneo, el Cantábrico y el Atlántico...y espero que la lista no haya hecho más que comenzar.

Que tengáis buenos vuelos!