adpv cabecera

sábado, 12 de abril de 2014

Positive climb, gear up!

Tenía ganas ya de probar un avión con paso variable y tren retráctil.
Para los profanos, el paso variable no es más que mover el ángulo de la hélice y el tren retráctil es que el tren de aterrizaje se lleva guardado en vuelo y no va fijo fuera del avión.

Ahí podéis ver la hélice del avión, se mueve, no va fija en una posición.

El viaje lo hice con mi instructor y con un compañero, una moneda decidió que yo volaría la ida y mi compañero la vuelta. Eso, después de estar como 15 minutos en operaciones decidiendo el destino del viaje...

Ese momento es cuanto menos curioso, os explico, llegas a la oficina de operaciones de la escuela, son las 08:30, y no tienes ni idea de dónde vas a ir...

Cuando nos juntamos el instructor, mi compañero y yo, comienzan a valorarse opciones, a mirar meteo, etc... Asturias? Badajoz? León? Burgos? Parece que jugamos al ensayo y error.

El instructor y yo tomamos la iniciativa y nos ponemos a decidir, finalmente... Granada.

Ya había volado en una ocasión allí y las vistas son increibles, en aquella ocasión pude tomar esta espectacular foto
Evidentemente esta vez iría volando por instrumentos y no iba a poder sobrevolar así Granada, pero no pasa nada. Al hacer yo la ida, me tocaba hacer la aproximación y el ILS.

Hacia las 10 nos pusimos en marcha, una breve explicación sobre los pequeños cambios con respecto a los otros aviones, velocidades, momento de subir el tren, etc...

Llega el momento, autorizados a despegar pista 28, se nota la potencia del motor, suena con fuerza...pero mejor verlo y oírlo que contarlo. La calidad de la imagen y del audio no son óptimas, pero mejor eso que nada


Autorizados a subir en circuito hasta 5000' y directos a nuestra ruta, eso suponía cruzarnos muy muy cerca con los aviones comerciales que estaban llegando a Barajas, tanto es así que alguno nos pasaba por debajo.

La ruta, sin novedad, este avión dispone de un piloto automático para mantener el rumbo, lo cual reduce notablemente la carga de trabajo para el piloto.

El descenso y la aproximación, pues un lujo, desde arriba vimos cómo un air europa hacía el ILS mientras nosotros estábamos justo por encima de él.

El ILS, centrado al milímetro en casi todo momento, el avión tiene motor de sobra, pesa más y lo hace más estable. En la toma es cuando al recoger notas el peso del avión al subir el morro...

En fin...mejor verlo, que leerlo...





Las vistas allí son envidiables


La vuelta la hizo mi compañero, me reí mucho con ellos, lo pasamos bien, si se pudieran grabar las conversaciones que tenemos ahí arriba...jajajaja

Lo malo es que no me encontraba físicamente bien, me dolía mucho la garganta, la cabeza...entre risa y risa trataba de descansar y disfrutar del paisaje.

Llegando a Madrid, volvimos a pasar muuuuuy cerca de los aviones comerciales. En concreto de un a330 de aeroméxico

Fue un vuelo muy divertido, por estrenarme en el avión, por la buena compañía y por volver a practicar un ILS, en un nuevo lugar.