adpv cabecera

lunes, 23 de junio de 2014

Si no puedes con tu enemigo...

...únete a él.

Y algo así ha debido de pensar Ryanair.

No suelo hacerme demasiado eco de las noticias, de los rumores, etc... Pero hay que reconocer que este, es cuanto menos, curioso...

Después de años de peleas, de multas, de encontronazos entre AENA y Ryanair, resulta que ahora, si todo sale como parece que saldrá, Ryanair puede convertirse en accionista importante de AENA.

Imaginad por un momento que Ryanair es un importante accionista de AENA y que de un plumazo, todo lo que antes era ilegal y les afectaba, se convierte en algo "legal" de la noche a la mañana.

Pasajeros deambulando por la pista, uso de parkings remotos para evitar costes de pasarelas...en fin...la lista es larga y las multas han sido importantes. 

Atrás quedan amenazas de Ryanair de abandonar aeropuertos si no se les permite impunemente incumplir la normativa...un caso conflictivo fue Alicante...no hay más que googlear un poco.

Las dudas que este asunto plantea con respecto a la seguridad, son importantes...pero ya no sólo eso, tenemos claras las intenciones de Ryanair a la hora de invertir en AENA, ¿qué pasará entonces con el resto? 

¿Quién invertirá? ¿Querrá también "favores"? ¿Se debe permitir a empresas del sector aeronáutico con claros intereses poder invertir?

La privatización de parte de AENA, puede ser hasta cierto punto interesante, ganar en eficacia, competitividad, etc...puede ser positivo, pero...¿qué vendemos también por el camino? Es posible que vendamos parte de la seguridad, que se vendan privilegios al mejor postor y que el mejor postor consiga una situación ventajosa e incluso dominante frente a las aerolíneas de su competencia.

De modo que, cuidado, esto puede acabar mal y lo que está en juego es algo mucho más importante y serio que la preferencia de paso en una taxiway.

Buenos vuelos, si tenéis unos millones de €uros sueltos, podemos comprar un pedacito de AENA y ver qué pasa.

domingo, 15 de junio de 2014

Dedicado: A los que volaron más alto

Recientemente ha sido noticia el triste accidente de ultraligero ocurrido en Garray (Soria) en el que dos personas han perdido la vida en las inmediaciones del campo de vuelo.

Precisamente estas dos personas asistían a visitar y disfrutar del campeonato nacional de ultraligeros. Donde se reúnen los pilotos de ultraligero más avanzados para competir en diferentes pruebas a lo largo del fin de semana.

Como es normal, el campeonato se ha suspendido en señal de duelo.

Lo primero, destacar mi pésame a los familiares y amigos de las víctimas y a los compañeros del campo de vuelo de Olocau (Valencia) del que provenían.

Desde mis inicios en el mundo del ultraligero, una de las primeras cosas que más me chocó fue la más que evidente carencia de formación, tanto a nivel teórico, como a nivel de vuelo...

Si acudimos a la normativa, encontramos el primer error grave que afecta a la seguridad en esta modalidad de vuelo deportivo. La legislación permite a un alumno presentarse a un examen de vuelo con tan sólo 10 horas de vuelo. Por hacer dos comparativas rápidas, para el carnet de conducir suelen ser necesarias unas 20 horas y para la licencia de piloto privado son 45. No parece lógico por tanto, que en 10 horas de vuelo, una persona pueda estar preparada para enfrentarse a prácticamente los mismos peligros en vuelo que un piloto privado, sin embargo la diferencia sea de 35 horas entre uno y otro.

Ya tenemos el primer error grave, lamentablemente no es el único, continúo...

Sigo con la legislación vigente, una normativa nacional, que se remonta a un año en el que yo...no había nacido...sin embargo hoy en día, algunos de los ultraligeros disponen de tecnología más puntera que una avioneta de aviación general, incluso prestaciones en velocidad y rendimiento de performances muy superior a los aviones que se suelen usar en la mayoría de escuelas de piloto privado. La duda se hace inquietante...normativa obsoleta más aviones muy actuales...el resultado es pilotos al mando de aeronaves para las que no están preparados para volar.

No puedo pasar por alto antes de terminar de hablar de la legislación, de lo relativo al sílabus de enseñanza...si es que eso existe o si es que eso se utiliza...
En la aviación general y comercial, todo el material de enseñanza está organizado y estipulado por el sílabus, que no es más que una guía a modo de índice en el que se marcan los temarios a impartir y se guía sobre las maniobras en vuelo. Este aspecto es muy ambiguo en el mundo del ultraligero. Para abrir una escuela de ULM, es requisito presentar un sílabus (de cosecha propia o copiada de la escuela de al lado) el cual, difícilmente se cumple o se sigue en la gran mayoría de los casos y ojo, los que deben y los que no deben de darse por aludidos por ciertas "acusaciones" bien saben en qué grupo deben incluirse.

Terminada, a grandes rasgos, la crítica hacia la normativa, viene el momento de hablar de los instructores...

Como en toda empresa y como en todo negocio, se está para ganar dinero, y eso, está bastante claro. El problema suele venir cuando nos encontramos con un gerente/instructor/comercial de la escuela...mínimo gasto, máximo beneficio, ¿o no?
Los instructores, en su gran mayoría (y vuelvo a generalizar, aún sabiendo que hay muchos que no) tienen una edad relativamente avanzada, superior a los 50 años, no suelen poseer licencias superiores, es decir, PPL, CPL, ATPL, etc...unos conocimientos teóricos muy justos y unas dotes psicopedagógicas en ocasiones, nula.
De los creadores de "la letra con sangre, entra", nacen los instructores de "esto se vuela, así"
Probablemente sea incluso por encima de la normativa, el problema más grave que existe en la aviación ultraligera, los déficit de formación de alumnos e instructores.

Pero, todo piloto y todo instructor, debe en algún momento enfrentarse a un examinador de vuelo...
¿Y quién es esta figura exactamente? Es ni más ni menos que el último filtro antes de que una persona obtenga su licencia de piloto o su habilitación de instructor de ultraligero. Es la persona responsable de poner a una persona a volar o de darle la posibilidad de enseñar a otras personas.
Una persona de la que se cabe esperar un alto sentido de la responsabilidad, compromiso con la formación y sobre todo amplia visión de la seguridad. Una persona que hasta hace bien poco realizaba los exámenes desde el suelo con un walkie, sin subirse a ningún avión u autogiro agarrándose a la obsoleta normativa de la que ya he hablado. Pero no acaba todo ahí, y quiero ser comprensivo con ellos, una persona que se sube a examinar a un alumno y que a punto está de matarse con el alumno, probablemente por una baja e insuficiente experiencia del alumno y por la mala e insuficiente calidad del instructor (sí, este es un mensaje directo)

Por tanto, y para terminar...queda mucho por hacer para evitar que estas cosas se repitan con asiduidad, especialmente con la llegada del buen tiempo, que es cuando más se vuela.

Y de regalo, unos consejos que lanzo al aire... Mejor legislación, mayor control sobre alumnos, instructores y examinadores, cursos de refresco teórico y práctico para todos (a bajo precio y obligatorios), más persecución a las personas que se atreven a volar sin licencia, inspecciones de aeronavegabilidad veraces, legales y seguras...¿sigo?, creo que con eso ya va para años de cambios...

Ojalá, con el tiempo, me vea obligado a escribir, que todo lo que hoy escribo, ha cambiado a mejor.

Buenos y altos vuelos compañeros! Volad alto y cuidad de nosotros.


viernes, 13 de junio de 2014

INTERCEPTADO!!!

-"Fly school 501, para información de tráfico, a las 12 de su posición a 6.000 pies tiene un airbus beluga"
-"Copiada información de tráfico, lo tenemos a la vista, continuamos hacia punto W, fly school 501"

Así comenzaba un vuelo cualquiera de un día cualquiera, una casualidad tener justo cruzando por encima de izquierda a derecha el grande y feo airbus beluga, pero bueno, no es raro verlo de vez en cuando por la zona.



Alcanzando W, nos comunica la torre de cuatro vientos:

-"Fly school 501, para su información tiene a dos c-101 a 4000 pies sobre El Escorial haciendo maniobras" 

-"Mmmmm....copiada información de tráfico, hasta la vuelta, fly school 501"

En cabina yo pregunto...¿Dónde vamos?...

En el fondo la respuesta la sabes...quieres acercarte a El Escorial...y tratar de verlos o de buscar a los c-101...

Decidimos ir hacia Brunete...luego hacia el embalse de Valmayor...y ya puestos...pues nos acercamos un poco más, ¿no?

Era un vuelo de maniobras, vuelo lento, pérdidas, etc...

En un momento dado, a unos 4700 pies entre el embalse de Valmayor y El Escorial, algo rojo y plateado, nos pasa como un cohete a no más de diez metros del ala derecha y rompe a la derecha y hacia arriba...

¡Eso era un c-101!, nos ha hecho tal pasada que nos ha "quitado las pegatinas", no lo vimos venir, puesto que vino por detrás y sólo lo oímos y vimos cómo se alejaba...



Menudo susto...segundos antes yo estaba haciendo un descenso pronunciado...

Después de la impresionante pasada, decidimos que necesitamos algo de oxígeno y que nos vamos a...lugares más tranquilos...

Ponemos rumbo al embalse de San Juan, no muy lejos de la zona, con el susto todavía en el cuerpo, decidimos tratar de acercarnos al embalse.

Con el embalse encarado, iniciamos un suave descenso mientras nos acercamos...desde lejos, vemos algo grande en el agua que se mueve..."seguro que son los de salvamento marítimo que nos esperan con metralletas para cuando pasemos", bromeaba yo con el instructor.

En ese momento, el supuesto barco hace un giro de 90 grados y observamos cómo acelera y va dejando cada vez una onda mayor en el agua...llegado cierto momento...la onda desaparece...
¿Qué es eso?, ¡está volando!, ¿no será un hidroavión del ejército?...

Según nos vamos aproximando, lo que antes sólo parecía un barco, ahora vuela y parece ser de color amarillo y rojo...¡es un botijo! (Así es como se les conoce vulgarmente, y a los c-101...culopollo, pero este es un blog digno, y no les llamamos culopollo así directamente)

Apenas dos segundos después de identificarlo, vemos como descarga todo el agua aún sobre el embalse...



¡Vaya! Parece que aquí también tenemos compañía, habrá que irse... Pongamos rumbo a "los plásticos" (los plásticos es una conocida zona para las escuelas de vuelo de cuatro vientos, no son más que una zona de invernaderos situada por la provincia de Toledo)

En todo momento, comunicamos nuestras intenciones en la frecuencia que usamos aire/aire en la zona, 131,975, esa frecuencia es usada por los aviones de escuela y por los que frecuentan la zona para dar reportes de tráfico y tratar de mantener las distancias entre unos y otros. Pero ni todos la usan, ni los que la usan lo hacen del todo bien.

Llegando a los plásticos...justo antes de iniciar un vuelo lento, miras fuera, y tratas de despejarte una zona en la que no veas a nadie, "virajes de barrido" se llama.

En uno de los virajes, a unos 500 pies por debajo, volando casi opuesto a nosotros, algo a la izquierda, nos encontramos un super puma del ejército, un helicóptero enorme para los profanos...




Ahí es cuando ya no sabes ni dónde ir ni qué hacer...parece que todo el mundo ha salido a volar y que los tienes a todos en tu zona...y además...eres el más pequeño de todos, así es que, aquí, el tamaño sí importa, y sobre todo si "los otros" son todo aviones del ejército...llevas las de perder jajaja

Es hora de volver a Cuatro Vientos, al final no ha dado tiempo a hacer gran cosa, pero te has cruzado con media flota del ejército, te has llevado una pasada de un c-101 y te has cruzado con un beluga...

Ha sido un bonito vuelo sin duda.

martes, 10 de junio de 2014

Llamar a AESA y oir "estamos petaos de trabajo"

Llevo en el mundillo de la aviación cosa de 6 años...empieza a ser una cifra respetable.

Durante estos años, han cambiado mucho las cosas con respecto a la relación con la antigua DGAC (dirección general de aviación civil) y la reciente AESA (agencia estatal de seguridad aérea).

Un lavado de cara, aparentemente más eficiencia en aspectos como tramitación de licencias, y un servicio un poco más cuidado...

Pero hay una tarea pendiente, algo que no han logrado mejorar, la atención directa, telefónica o por mail, pero especialmente la telefónica.

Antes, con la antigua DGAC, disponían en la centralita de una mujer aproximadamente milenaria que buscaba en un viejo libro la extensión del despacho con el que querías contactar, con el tiempo y unas mil llamadas después, poco a poco, ibas conociendo el número directo de la persona con la que deseabas hablar.

Reconozco que esto puede llegar a ser un engorro para la persona a la que llamas, pero al fin y al cabo, deben atender a los usuarios, que en definitiva no hacemos otra cosa que pagar tasas para recibir en ocasiones un trato vejatorio, humillante o sufrir un abuso de autoridad por parte de los funcionarios de turno.

No siempre es así, no todos son así...pero personalmente salvo dos o tres personas concretas, el trato no suele ser ni siquiera aceptable, ya no hablo de bueno, me conformaría con aceptable...

Con el cambio de AESA, y el cambio de ubicación, ahora todas las llamadas pasan por una centralita, la cual, en muchos momentos se colapsa.

Ahora llamas, y comienza la lotería...¿habrá suerte esta vez?

Según descuelgan tratas de explicar del mejor modo posible lo que necesitas, y tratas de que te pasen con la persona adecuada...el porcentaje de éxito suele ser bajo. Si esa persona no está, está reunida, no le apetece oír tu aterciopelada voz o simplemente pasa del mundo en general, comienza la pelea...

"Si quiere le doy un mail", "espere que le paso con esta otra persona", "ahora no me coge", "llame dentro de un rato", "está reunido"...

Estoy seguro de que existe una lista como esta en la centralita de AESA y la van leyendo...a cada persona que llama, le cuentan una diferente y así, pues no se les hace aburrida la mañana.

Si contase las horas y los días perdidos tratando de resolver asuntos con AESA...

Es triste que en un aspecto tan básico y tan importante como la atención al público sigan a años luz de un nivel, repito, aceptable...

Y el que no haya tenido jamás problemas con AESA, que levante la mano!

Buenos vuelos, si AESA os lo permite, tal vez estéis ahora mismo "colgados" del teléfono.
El número maldito...la centralita de AESA.

viernes, 6 de junio de 2014

De vuelta al vuelo VFR

Tras terminar la fase de vuelo instrumental en monomotor y para no perder más tiempo mientras se pone en vuelo y en marcha el multimotor en la escuela, como ya comenté he comenzado el curso de la licencia de piloto comercial.

Eso supone volver a volar en visual, a realizar maniobras, a preparar navegaciones, pero en definitiva a volver a mirar fuera del avión.

Por resumirlo de algún modo, estoy repitiendo casi todo lo que hice en mi primera licencia, el PPL (licencia de piloto privado), pero con unos rangos y límites más pequeños, se espera de mi que vuele el avión con más fineza, que sea más pulcro a la hora de mantener rumbos, velocidades y altitudes, en definitiva...que vuele mucho mejor.

Volver al vuelo visual ha sido una experiencia extraña, acostumbrado últimamente a viajar, a hacer vuelos largos, en los que la mayor parte del vuelo vas relajado, comprobando los instrumentos, verificando tu posición y comunicando cada rato en la frecuencia de turno...ahora vuelve la acción, las maniobras, las tomas y despegues, la tensión de volar cerca de los límites del avión, las G's en el cuerpo, subidas, bajadas, virajes extremos...

Recuerdas que volar cansa, y que puede llegar a cansar mucho. 

Mucha gente se sorprende cuando he volado cosa de una hora y al bajar del avión estoy agotado. Os pondré un ejemplo... Muchos habréis montado en karts, suelen ser carreras de aproximadamente 10 minutos, se suelen hacer dos carreras separadas por un tiempo, bien, ahora imaginad 6 carreras seguidas, correr durante 60 minutos seguidos, en tensión, a pleno rendimiento...

Algo similar ocurre al volar haciendo maniobras en un avión, debes mantener el control mental, la concentración en todo momento, pero a la vez tirar con fuerza de los mandos, agarrarlos con decisión y gobernarlos.

Puede parecer fácil, incluso con práctica, puede llegar a serlo, pero por mucha práctica que tengas, tu cuerpo terminará agotado, ya seas el alumno, el instructor o un pasajero que acompaña en el vuelo.

Probablemente para la semana que viene comience con alguna ruta, para ir refrescando especialmente la planificación de vuelo, los tiempos, distancias, etc...

Iré contando más sobre los vuelos en los próximos días.

Buenos vuelos!
Vuelo a baja cota en algún remoto lugar de Toledo, cerca de "los plásticos"