adpv cabecera

lunes, 3 de septiembre de 2018

Un año intenso, mi primera habilitación


Lamento escribir tan poco en los últimos meses y en general en todo este año, pero el motivo bien merece la pena.

En Diciembre del año pasado, superé el proceso de selección de Swiftair, y aunque inicialmente me ofrecieron volar el 737, finalmente comencé la habilitación del ATR en Mayo de este año.

Uno de los primeros días de simulador, no puedo ocultar la sonrisa
No fue fácil dejar Málaga por muchos motivos, y en realidad, vuelvo siempre que puedo y lo seguiré haciendo. Volver a Madrid, y a casa, tampoco ha sido ni es fácil.

Como cuando me cambiaba de colegio siendo pequeño, me disponía a llegar a mi primer día de habilitación de tipo en GTA. Mi sorpresa fue encontrarme de compañero de habilitación a Tomás, mi instructor de instrumental. Poco después vi a Alfredo Gustavo, una eminencia aeronáutica y desde ese instante un gran amigo.  10 personas comenzamos la habilitación del ATR, un grupo de personas fantástico, el primer día hicimos los grupos para los simuladores, yo me quedé con Tomás, los dos entramos como copilotos, y eso supone que me tocaría volar el 50% sentado en el lado izquierdo como comandante, así como aprenderme también los procedimientos y demás de ese puesto.
Con Tomás, mi compañero de fatigas del simulador

El curso teórico fue intenso, mucha materia, un avión complejo y poco tiempo para asimilar y digerir la información, pero hoy en día, en todas las habilitaciones, el tiempo apremia y hay que obtenerlas lo antes posible para estar "operativos" cuanto antes.
Horas y horas de clases teóricas

Después llegaron las sesiones de simulador, la intensidad no hacía más que subir, pero la motivación, la ilusión y el esfuerzo siempre tienen que ganar la batalla. Es una operación completamente diferente de lo que estoy acosutumbrado vieniendo de volar aviación general, pero mis dos años de experiencia de coordinador y los añitos de experiencia con el ATR en el flight simulator, me han dado un poco de oxígeno para sacar la habilitación.

Todo pasa muy rápido, casi sin darme cuanta, me encontraba camino de Dinamarca para hacer las tomas y despegues en el avión real. Fui el último, y dos compañeros se bajaron porque estaban ya algo mareados de hacer tomas, ya nos lo habían avisado. Yo estaba tan motivado que no se si estaba mareado o no, sólo que quería hacer ya las tomas.

Por fin a los mandos del ATR
Atento al briefing del instructor para las tomas y despegues
Las tomas fueron incluso mejor de lo esperado y el instructor nos felicitó a todos, estaba sorprendido con nuestro nivel, hay que decir que todos éramos instructores de aviación general, y que hemos pegado unas cuantas tomas y despegues como instructores.
Before take-off

Ready?
Me hubiera gustado hacer más tomas y más maniobras aquel día, pero se trata de cumplir con el expediente, no de consumir combustible para entretenernos, asi es que al día siguiente, de vuelta a Madrid.

Con las tomas y despegues completadas
Poco después, comenzamos el curso de compañía, el OCC, un conglomerado de cursos de todo tipo. El número aumentó a 19 y se incorporaron griegos, ingleses, italianos y españoles, todos ellos con la habilitación obtenida previamente. Pronto hicimos piña con los dos nuevos españoles.

Al terminar estos cursos, de vuelta al simu para recibir el curso de PBN y su correspondiente examen.

Con eso, ya estábamos listos para subirnos al avión y comenzar.

Otro de esos momentos especiales, fue firmar el contrato y ponerme la americana con los galones...y es que el uniforme de piloto me lo he puesto miles de veces, pero no la americana, creo que en ese momento, mirándome al espejo, es cuando me pare un segundo a pensar en que esto va enserio.

Me gusta el ATR, recuerdo perfectamente cuando por primera vez en 2008 me subí al primero de Air Nostrum, por aquel entonces, cargaba y descargaba sus maletas para Iberia. En un principio, me pareció un avión feo, raro...pero le cogí cariño, tanto que pedí a mi madre que me imprimiese el manual del avión, el FCOM, para el flight simulator. Podía preguntarle directamente mis dudas a los pilotos de ATR. En aquellas fechas, aún no había comenzado mi curso de piloto privado, pero me comía los manuales del ATR, y no paré hasta comprender aquello del "Modo Hotel". Casualidades de la vida, 10 años después, estoy sentado a la derecha de ese modelo de avión, con el que comencé cargando maletas, después coordinando vuelos, y ahora pilotando. Estoy orgulloso de esa progresión.

He volado en el transportín en varias ocasiones, lo cual, también me ha dado una visión de cómo es la operación. Ya he terminado el curso de familiarización, y en cuestión de días, me sentaré como copiloto por primera vez para volar el avión.

En mi primer día de familiarización
Swiftair me va a permitir volar carga y pasaje, en lugares fríos, y cálidos, en vuelos cortos, y largos, con una variedad de operativa casi inimaginable. Eso me motiva, voy a conocer el ATR a fondo en todas sus variantes, 72 y 42 y con todos sus modelos...y en lugares muy dispares. También soy consciente de las cosas negativas que ello tiene, viajar mucho, estar semanas fuera de casa, volar indistintamente de día o de noche, espero adaptarme a ello pronto y del mejor modo posible.

Por contar un poco los siguientes pasos...en el mes de Septiembre, volaré todo carga, con vuelos nocturnos de Madrid a Mallorca, más vuelos nocturnos de carga entre Colonia y Malta para terminar el mes con carga diurna desde Marsella a Túnez. Todo ello con instructores de vuelo que velarán porque vaya cumpliendo con los procedimientos y progrese como piloto en el ATR. Si por mi fuese, volaría a todas horas, tengo ganas de empezar a volar.

Procuraré ir haciendo entradas al blog en los huecos libres en los hoteles, espero gradualmente volver a recuperar algo de tiempo libre para escribir.
Vistas desde la ventanilla mientras esperaba mi turno para las tomas y despegues

Buenos vuelos y puesta en marcha aprobada ;) que comience una nueva etapa!