adpv cabecera

viernes, 22 de enero de 2016

El zombie aeroportuario

He estado 27 días sin librar en ambas empresas a la vez...probablemente no haya superado ningún récord, estoy seguro de que hay gente en el aeropuerto que ha superado esta cifra, pero yo casi acabo desquiciado...

Y no nos equivoquemos, libré un día, el 24 de diciembre y libro el 21 de enero, tampoco pensemos que me voy una semana de vacaciones al Caribe...

Pero esta vez he decidido salir de Madrid por mi propia salud física y mental, tomar aire y ver las cosas con algo de más perspectiva, pero sobre todo descansar...necesito descansar. Han sido y serán varios los días en los que saldré de una empresa a las 0:30 y en la otra entro a las 5:30, dicho de otro modo, es imposible tener un descanso aceptable, dormir a trozos no es bueno, y el cuerpo te va recordando los numerosos excesos a los que le vas sometiendo.

Han sido unas navidades extrañas, he tenido más trabajo que Navidades, más hojas de carga que polvorones y turrón, más "Atención operaciones" que "Feliz Navidad"... 



Hoy escribo desde fuera de Madrid. Desde el lugar en el que yo desaparezco cuando no quiero saber nada de nadie. Aquí estoy, sólo y reflexionando sobre mi presente y mi futuro, porque ¿cuánto vale mi salud? 

Nadie dijo que llegar a ser piloto fuese fácil, tampoco barato, por eso trato de compatibilizar ambas empresas, porque quedan muchas horas y muchos gastos por pagar, y la fuente de ingresos debe seguir viva. Pero tal vez, esta combinación de empresas o de horarios no sea la correcta. Tal vez yo tenga que esforzarme más por mover los horarios y hacerlo más llevadero.

Hasta ayer, mi vida era trabajar, dormir y estudiar, y mañana volverá a ser igual. Y parece que mi vida social se ha esfumado. Todo a cambio de un salario que llegue a las 4 cifras.

Pero aquí sigo, he cogido algo de aire, y voy a continuar, al menos hasta que tenga una opción mejor. O hasta que el cuerpo aguante. El sacrificio está siendo importante. Los resultados...ya se verán, o tengo la esperanza de que así sea.

Buenos vuelos y mejores sueños!!!zZZZZzzzZZZzzzZZZ

lunes, 11 de enero de 2016

De nuevo a volar, un nuevo año

Hacía un tiempo que no volaba, y el día 2 volví a hacerlo.

Es inevitable recordar que hace un año, comencé el año volando en autogiro, han cambiado muchas cosas desde entonces y aunque el objetivo es el mismo, parece todo muy diferente.

Tenía muchas ganas de volar de nuevo.

Los primeros minutos pareces algo perdido, pero pronto vuelves a la dinámica y te sientes cómodo en cabina, siempre lo comparo con montar en bicicleta, puedes llevar mucho sin hacerlo, que cuando vuelvas a montar no se te habrá olvidado, tal vez no estés fresco como para hacer "piruetas" pero seguro que te mantienes en pie.



He vuelto a empezar el año volando, y eso espero que sólo sea el comienzo de un año con muuuuuchas horas de vuelo, con un trabajo estable y volando y con una felicidad y alegría que espero poder compartir con todos vosotros como lo llevo haciendo desde hace más de un año y pico desde este blog.

Aquí el video del primer aterrizaje del año

Gracias a todos los que me apoyáis con el blog, a los que lo compartís, le dáis me gusta y sobre todo a los que comentáis en las diferentes redes, sin vosotros esto es sólo un diario de anécdotas que podría quedarse en mi cajón. Espero poder en 2016 seguir ofreciendo más historias de aeropuerto, más anécdotas, más consejos y más viajes...tengo intención de seguir dando guerra y de seguir diciendo lo que pienso, por mucho que no guste a todos.

Os espero en este blog, que es vuestra casa. Un año más, juntos.



Buenos vuelos, y feliz año aviadores y pilotos! 

viernes, 8 de enero de 2016

Historias de aeropuerto: Un día de mucho viento...

Trabajar con frío, o con lluvia, o con nieve puede ser algo incómodo, pero hoy he trabajado con un viento de unos 80 km/h que por poco hace que yo mismo salga volando.

Los coordinadores solemos manejar una cantidad de papeles que en ocasiones resulta casi absurda, listados de pasajeros, instrucciones de carga, hoja de carga, papeles de mail, de carga...en fin...muchos papeles y todos susceptibles de volar en un día como hoy, afortunadamente a mi hoy no se me han volado.

Además he podido, desde una posición privilegiada, observar despegues y aterrizajes con semejante viento. He visto como un triple 7, de American Airlines decidía volver al parking tras estar alineado en pista decididiendo si despegaba o no.



En el momento de despegar ambas ruedas del tren principal, el avión se encaraba y cruzaba al viento, ha sido todo un espectáculo.

Os dejo un minivideo que subí del despegue de un Vueling Pincha aquí y salta la publi

También hay que tener mucho cuidado con todos los vehículos de tierra, que todo esté bien calzado y frenado, con un viento así, todo puede convertirse en un objeto en movimiento peligroso para personas y aviones.



En el aeropuerto todo suele pasar habitualmente deprisa y corriendo, pero hay momentos, como hoy, en los que merece la pena parar sólo dos minutos, y mirar alrededor lo que está ocurriendo.



El problema de trabajar en un día así, siempre suele ser el mismo, todos estamos más tensos y nerviosos y eso se suele notar en casi todos. 

Sin duda, un día curioso. Pero espero que mañana no haga viento...

Buenos y ventosos vuelos!

martes, 5 de enero de 2016

Las navidades en el aeropuerto

Para los que no lo sepan...soy un pluriempleado más del aeropuerto. El cual...no ha parado ni va a parar en estas vacaciones. Sólo pude descansar el día 24, que como si de una alineación de planetas se tratase, libré en ambos trabajos. Para Enero, no tengo ni un sólo día libre completo entre las dos empresas...una verdadera paliza...

Por tanto, he trabajado en Navidad, nochevieja, año nuevo y Reyes. Y como yo, hemos sido muchos los que hemos estado así, y es que trabajar en el aeropuerto, como otros muchos trabajos es sinónimo de unas navidades habitualmente lejos de familiares y amigos, mientras muchos celebran la Navidad, otros muchos nos encargamos de que podáis llegar a vuestros destinos. Dejamos muchas veces las mesas vacías, y las copas de cava sin probar, hemos decidido trabajar en la aviación. Y éstas son algunas de las consecuencias. Las afrontamos del mejor modo que podemos.

Video en año nuevo desde el aeropuerto

Yo me he sentido muy arropado en estos días por mis compañeros y en año nuevo pude disfrutar de unos minutos junto a varios de ellos. Al final se convierten en una pequeña familia para mi. El día de año nuevo pude trabajar sin estrés, ayudar a mis compañeros y salir del trabajo con una sonrisa. Y es que da gusto trabajar con muchos de mis compañeros a los cuales desde aquí les doy las gracias por hacer que todo sea más fácil y llevadero, especialmente en estas fechas.