adpv cabecera

martes, 10 de febrero de 2015

Mirando por la ventanilla

Infinidad de veces he mirado por la ventanilla de aviones, de autobuses, de metros, trenes... Me encanta disfrutar del paisaje.

Hay gente que disfruta del destino, yo soy de los que suelo disfrutar más del viaje...pero ese no es el asunto del que hoy quiero hablar.

He perdido la cuenta de las veces que he montado en avión de aerolíneas, algunas veces he podido ir en cabina...otras no, y quiero hablaros de esas veces que vas dentro de un avión, como pasajero.

Lo primero es que el hecho de no ir en cabina, ya hace que pierdas la noción de lo que ocurre delante...pero sin embargo, vas reconociendo muchos de los sonidos que se van sucediendo, alguno más inquietante o desagradable que otro, pero sonidos normales al fin y al cabo.

Desde que el avión comienza a moverse por sus propios medios o remolcado, se suceden una serie de ruidos y movimientos tal vez extraños para los "profanos", hoy pretendo aportaros algo de luz a todos los asustados pasajeros que os subís a un avión y oís hasta caer un alfiler en el despegue.

Al arrancar los motores posiblemente oigáis como un perro ladrando, este sonido, forma parte del arranque de los motores. También, claro está, depende del avión que estéis volando. 

Después se comenzarán a desplegar los flaps en las alas y se comprobarán los mandos de vuelo, si hay luz y estáis en un lugar desde donde podáis ver las alas, veréis cómo se mueven, es un procedimiento normal, no os asustéis al ver los alerones moverse rápidamente arriba y abajo, todo va bien.

Un procedimiento que oiréis o medio oiréis por la megafonía es "tripulación, armen rampas y cross-check" muchos no entenderéis de que va la historia, os lo explico...en ese momento las azafatas activan las rampas de evacuación de emergencia y realizan el cross-check, que no es otra cosa que comprobar la puerta del otro compañero para que reciba un doble chequeo.


"Entrando en pista para despegue", si hay alguna azafata aún de pie, correrá como alma que lleva el diablo a sentarse y abrocharse, el despegue es inminente.

Cada motor es un mundo y suena de un modo, unos más agudos, otros más graves, lo que si oiréis es el crujir de muchas partes plásticas que se encuentran dentro del avión, no es más que un sonido de rechine plástico provocado por la fuerte aceleración, nada se va a romper, sencillamente las partes plásticas rechinan y suenan.

También, en medio del despegue, es posible que se oiga un traqueteo repetitivo, casi con total seguridad sea algo tan simple como que el piloto va rodando por encima de las luces de la pista, son luces preparadas para pasar por encima de ellas, pero pasar produce ese pequeño ruido y un movimiento que puede resultar algo desagradable.

Ya en el aire, de las primeras cosas que oiremos es el tren de aterrizaje subiendo, tarda unos 15-20 segundos, y produce un ruido y unas pequeñas vibraciones.

Poco a poco, los flaps desaparecen dependiendo de la cantidad que se sacó. Y se continúa con el ascenso.

De momento, esto es todo por ahora, pronto os contaré la fase de descenso y aterrizaje, que también tiene sus cosas.

Espero que a los profanos os haya ayudado un poco.

Buenos y sonoros vuelos!

miércoles, 4 de febrero de 2015

Los accidentes aéreos

¿Alguna vez habéis iniciado la marcha en un coche con el freno de mano puesto? ¿Os habéis dejado el intermitente puesto al salir de una rotonda? Y para los que no váis conduciendo, ¿alguna vez os habéis dejado la luz del baño encendida al salir?

Todos sabemos lo que debemos hacer, y si nos preguntasen, sabríamos que hay que hacer en ese caso. Pero todos, sin excepción, nos despistamos. Es parte de ser humanos.

A los pilotos, irremediablemente también nos pasa, incluso por el entorno de presión y estrés en el que nos movemos, esa proporción podría aumentar hasta ser excesivamente peligrosa. Por eso, utilizamos listas de chequeo para casi todo. Pero no son infalibles.

Un accidente aéreo es siempre la suma de una cadena de errores que tienen como consecuencia un accidente. Cuando un accidente es fatal, casi siempre se convierte en catástrofe, en las aerolíneas se transporta a una gran cantidad de personas en un vuelo.

Últimamente parece que los accidentes aéreos se suceden cada poco tiempo y esto genera una pequeña alarma social, y no ayuda en nada a las personas que tienen miedo a volar. 

Los pilotos no somos "chalados" que se suben a aviones, somos profesionales que trabajamos en una profesión que entraña una serie de riesgos, y todos los que se despegan del suelo, tienen un riesgo importante, tiene que ver con la fuerza de la gravedad, todo lo que sube...baja, y si baja con demasiada fuerza te estampas y duele, es simple.

Nos preparamos constantemente para hacer frente a toda clase de emergencias en vuelo. Mentalmente, físicamente...sabemos lo que hay que hacer, pero ello no quita que seamos magos y que podamos hacer volar los aviones con el poder de nuestras mentes. Hay problemas que dificilmente puede solucionar un piloto y que se traducen irremediablemente en un accidente con mejores o peores consecuencias.

Un piloto debe estar en las buenas, pero sobre todo en las malas.

Buenos vuelos y mejores aterrizajes!