adpv cabecera

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Metar y Taf, los aliados desconocidos

Hace meses ya di una pincelada sobre la interpretación de la meteorología, hoy quiero profundizar en estos dos informes meteorológicos, el Metar y Taf.

Y para ello, lo primero es dar unas pequeñas definiciones extraídas de la Guía publicada por AEMET y que podréis encontrar en el enlace


METAR Es el nombre de la clave correspondiente a un informe meteorológico rutinario de aeródromo. Los informes METAR se difunden a intervalos de una o media hora.

Explicado de un modo sencillo, el Metar nos da información sobre el estado actual de la meteorología en un determinado aeropuerto.

Tanto Metar como Taf, comparten un formato internacional con pequeñas variantes, pero que esencialmente nos permite a todos los pilotos descodificar y comprender el estado de la meteorología en cualquier aeropuerto del mundo.

Volviendo a la clave Metar, las principales informaciones que extraemos son: dirección e intensidad del viento, visibilidad horizontal, techos y nubosidad, temperaturas y presión atmosférica en forma de QNH.

¿Qué utilidad extraemos de la clave Metar?

A la hora de despegar o aterrizar en un lugar es fundamental conocer en qué situación meteorológica se encuentra el aeropuerto en ese instante. 

· Del viento extraemos la pista activa que utilizaremos, las componentes de viento en cara o cola y/o cruzado.

· De la visibilidad podremos determinar la categoría de aterrizaje o despegue, a grandes rasgos podríamos decir que serían visuales o instrumentales.

· De la nubosidad interpretamos si puede haber una inversión térmica o si la capa de nubes es lo suficientemente grande para ser un techo de nubes.

· De las temperaturas, por un lado extraemos la información necesaria y vinculante para las performances de nuestro avión, y junto con la temperatura de rocío, podemos prever cuál será el punto en el que comencemos a ver capas de nubes.

· El QNH, la presión atmosférica es necesaria para calar los altímetros y también necesaria para realizar algunas correcciones de performances.


Sobre el Taf, que tiene más miga, su definición es:

TAF Descripción completa de las condiciones meteorológicas predominantes esperadas en el aeródromo durante todo el período de pronóstico, incluidos los cambios considerados de importancia para las operaciones de las aeronaves. El período del pronóstico abarca 9 horas (TAF corto) ó 24 horas ó 30 horas (TAF largo).

Como nos indica, tenemos una previsión, que puede cumplirse...o no. Pero no voy a entrar en la exactitud ni en la estadística de los meteorólogos, a los que respeto bastante, y que como es normal, a veces fallan. De lo que quiero hablaros es de dos claves meteorológicas que en mi carrera aeronáutica me he encontrado a muchas y diferentes personas que no conocen con exactitud la definición ni lo que ello suponen las claves TEMPO y BECMG

Lo copio en crudo de AEMET:

Los grupos BECMG YYGG/YeYeGeGe indican un cambio regular o irregular de las condiciones
meteorológicas pronosticadas en un momento no especificado comprendido en el período GG a GeGe. Este período no excederá, por lo general, de dos horas, pero nunca será superior a cuatro horas.

Los grupos TEMPO YYGG/YeYeGeGe indican fluctuaciones temporales en las condiciones meteorológicas pronosticadas que pueden acaecer en cualquier momento durante el período GG a GeGe.

BECMG Se utiliza para describir cambios esperados, de las condiciones meteorológicas que alcancen o rebasen determinados valores a un ritmo regular o irregular.

TEMPO Se utiliza para describir fluctuaciones temporales pronosticadas de aquellas condiciones meteorológicas que alcancen o rebasen determinados valores especificados y que duren menos de una hora en cada caso y, en su conjunto, menos de la mitad del período del pronóstico durante el cual se espera que ocurran las fluctuaciones.


Me juego la mano a que más de un piloto es la primera vez que lee esta definición.

La información que nos da es muy valiosa, pero requiere de una lectura detallada y de una asimilación profunda.

Es fundamental comprender y asimilar los periodos y la duración del fenómeno que se describe. Me he visto obligado a quedarme en tierra en más de una ocasión porque se han interpretado mal estas dos claves.

Por tanto, mi consejo es, ante la duda, acudir a las definiciones, a la normativa y repasar los conceptos necesarios para sentirnos frescos y seguros en las decisiones que tomamos.


Buenos vuelos a todos! Y vigilad siempre el METAR y el TAF