adpv cabecera

sábado, 26 de noviembre de 2016

Ultraligeros en Cuatro Vientos

Hace unas semanas, la base aérea de Cuatro Vientos estuvo de celebración. Tuvo un fin de semana cargado de eventos de carácter aeronáutico con conferencias y ponencias, entre otra serie de actividades.

Banner del evento

Sin duda, para muchos, lo más relevante (sin restar importancia al resto del evento y las actividades)  fue la posibilidad de llegar volando en su propio ultraligero al aeropuerto de Cuatro Vientos, en el cual los ultraligeros, tenemos prohibida la entrada, al tratarse de un aeropuerto controlado. Pero ese día había la autorización pertinente y pudieron hacerlo con todas las garantías.

Aquella mañana tuve la oportunidad de volar allí, la c-172 desde la parte civil, mientras veía atónito despegar un autogiro desde la misma pista por la que por ejemplo ha despegado un a-319 o un dc3 en otros momentos de su historia, como piloto e instructor de ultraligeros, me sentí profundamente orgulloso. Y es que, tal vez sea un pequeño paso, pero puede sentar un precedente para que al menos anualmente se pueda repetir un evento así, abriendo las puertas a los infravalorados por muchos, pilotos de ultraligero. 

Porque hay que resaltar, que no hubo incidentes, que los pilotos de ultraligero estuvieron a la altura y con nota, en todas las operaciones de entrada y salida del aeropuerto y ¿por qué? Porque todos se tomaron la molestia de esforzarse en adaptarse y aprender los procedimientos y las características de Cuatro Vientos, un trabajo excelente de planificación y preparación del vuelo, para estar a la altura y dejar el pabellón de los ultraligeros bien alto, como así hicieron.

Y es que para muchos, hoy en día, los ultraligeros son "esos domingueros que vuelan en trastos los fines de semana", y NO, No es así. Los pilotos de ultraligero son pilotos en ocasiones muy sobre cualificados, entre los que se encuentran ingenieros aeronáuticos, pilotos de aerolínea, mecánicos, pero sobre todo, grandes enamorados de la aviación que gracias a las facilidades, pero sobre todo al precio por hora de vuelo, tienen la opción de permitirse el privilegio de poder pilotar y volar.

No puedo en este momento olvidar a un aerotrastornado, que sin duda ha sido clave en todo esto, un aviador y piloto de los pies a la cabeza al que tengo la suerte de conocer en persona, hablo de Fernando Roselló, un enamorado de los ultraligeros pero especialmente de los autogiros, un referente nacional e internacional de ese fascinante invento español de Juan de la Cierva, al que su bisnieta Laura, ha vuelto a dar la voz y la visibilidad que este invento merece, tanto para la aviación como para el elenco de inventores españoles.

Un imprescindible en la estantería de un piloto de autogiro, el libro de Fernando Roselló.


Estoy seguro de que no ha sido fácil el convertir el deseo de aterrizar en ultraligero en una pista tan emblemática como Cuatro Vientos, en una realidad. Por eso, hay que agradecer y valorar el esfuerzo de todos los implicados en ello, con la esperanza de que lo ocurrido pueda repetirse con cierta frecuencia, abriendo puentes y estrechando lazos entre la aviación general y la deportiva, que a veces parecen tan separadas por unos y que en realidad son muy cercanas y deben ir de la mano en favor de todos.

Espero poder estar en la próxima ocasión y para esa vez, aterrizando en Cuatro Vientos con el ultraligero.

Si tienes algún video, alguna foto o quieres contar en el blog tu experiencia volando con tu ultraligero a Cuatro Vientos, puedes enviarlo y lo añado a la entrada.

Un saludo y buenos aterrizajes en LECU, sobre todo para los ULM!

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Historias de aeropuerto: parche sobre parche

Comenzaré advirtiendo que no diré el nombre de la compañía, pero sí diré que no es española.

Cada vez que oigo hablar de esta compañía y de sus aviones, me llevo las manos a la cabeza... El buen hacer y las buenas intenciones de sus tripulaciones en muchas ocasiones no merecen los aviones y los problemas de mantenimiento que tienen.

Hace ya unos meses me tocó coordinar la llegada y salida de esa compañía. Era de noche y todo parecía tranquilo, chequeo el exterior del avión y una vez más observo los numerosos y abultados parches que tiene el avión en lugares casi imposibles...parche sobre parche y así hasta cuatro capas de parches en algunos lugares. Para los no entendidos, cuando hablo de un parche, me refiero a una placa metálica bien remachada al fuselaje del avión que cubre un golpe, rayón o desgarro principalmente.

Aquí se puede apreciar alguno de los parches a los que hago referencia, la zona de las puertas suele ser la más castigada.


Dando la vuelta exterior me interrumpe el capataz, "no funciona la luz de la bodega trasera". Y es que puede parecer algo insignificante, pero lo cierto es que no se pueden descargar las maletas sin ver. De modo que el avión se mantiene sin descargar ni una sola maleta.

Directamente voy a hablar con el comandante, un señor mayor, de pelo blanco que me recibe en inglés de un modo encantador y que al escuchar las noticias de la falta de luz en la bodega cambia a un gesto de duda y también de decepción. Me comenta que no disponen de mantenimiento en ese aeropuerto...mi cara debió de ser un poema al escucharlo. El caso es que si algo le ocurre al avión, deben de contratar sobre la marcha los servicios de alguna empresa de mantenimiento y pagarles allí mismo. 

Yo no terminaba de creerme que no tenían mantenimiento hasta que vi al copiloto con un fajo de billetes en un sobre que iba despacio contando.

Mientras yo había vuelto a la bodega a informar al capataz, aparece el comandante con la linterna del avión..."¿Podéis descargarlo con esto?" Su cara lo decía todo y es que el comandante trataba de buscar una solución al problema, sin tener que recurrir a pagar por el mantenimiento. 

Al ver al comandante con la linterna, no sabíamos si reir o llorar, la situación se tornaba surrealista...

Finalmente y después de diferentes pruebas con los breakers en cabina (breakers son unos interruptores de corriente similares a un fusible) el problema se solucionó con un cambio de breaker, parece que el propio breaker estaba estropeado.

Y todo esto podría quedar en una anécdota sin más, si no fuese porque semanas después ese avión volvió a Madrid y el fmc del comandante no funcionaba... Para los profanos, el avión lleva digamos que dos ordenadores a traves de los cuales cada piloto introduce los datos de performance, de velocidades, la ruta, la radionavegación, etc... Es una parte bastante importante, tal vez no fundamental siempre que el otro funcione, pero si es bastante llamativo que el avión se vaya sin un fmc que funcione. Doble carga de trabajo en este caso para la copiloto que casualmente era española.

Pero lo más impactante ocurrió hace unos días cuando una compañera al realizar la puesta en marcha escuchó un fuerte ruido y un chorro de fuego saliendo del APU, al instante pidió al comandante que detuviera la puesta en marcha, cosa que al parecer no hizo y continuó arrancando el motor como si nada...

Lamentablemente, no todas las compañías son igual de severas con los recursos que destinan a mantenimiento, es cierto que es una excepción con respecto al resto pero es curioso que sea tan palpable que las condiciones de ese avión sean cuanto menos dudosas. Y con ello no digo ni que incumplan la normativa ni que estén fuera de los límites, pero ver un avión así es normal que pueda generar dudas sobre sus condiciones.

Espero que pronto puedan disponer de mejores aviones, más nuevos y mejor cuidados.

Sin ser la misma compañía, se puede observar que a veces los golpes son numerosos, tanto que parece que uniendo los números saldrá un curioso dibujo.


Buenos vuelos pero sobre todo que sean seguros!

jueves, 10 de noviembre de 2016

Fenómeno OVNI, archivos desclasificados

Podría parecer que un piloto que hable de estos asuntos es un loco, un paranoico o sencillamente un freak...pero no es así, no olvidemos que la definición de OVNI es la de Objeto Volante No Identificado...y dicho esto, cualquier cosa que vuele cerca mío y no sepa lo que es, se convierte en un OVNI, ya sea después un pájaro, un avión o un mosquito dentro de la cabina.

Por tanto, hablar de ello no debe suponer ningún problema para ningún piloto.

Hace unos días, el Ejército del Aire ha decidido hacer públicos los informes de algunos de los extraños sucesos relacionados con OVNI´s y es sin duda una gran noticia poder acceder y conocer de primera mano los informes todo aquello que han visto y no le han encontrado una clara explicación.

No es un OVNI, es alguien con un láser en Córdoba, pero parece que nos están abduciendo.
Y para los amantes de los fenómenos paranormales, lo lamento, no hay platillos volantes que abducen a personas, al menos en los documentos publicados, pero sí hay "cosas" que vuelan.

 Pero no por ello dejan de ser interesantes, y es por ello que es interesante compartirlos con todos vosotros.

Es al atardecer y al amanecer cuando la visibilidad es tenue donde más podemos confundirnos al identificar un objeto.
Os dejo como ejemplo uno de los documentos, bastante breve pero intenso a la vez...

(me comentan que tal vez haya dificultades para verlo desde los dispositivos móviles, os dejo un enlace al documento Pincha aquí para ver el documento )



En un siglo en el que probablemente volvamos a la Luna, conquistemos Marte y tengamos drones que nos traigan los paquetes a casa, no es de extrañar que cada vez más frecuentemente nos encontremos con extraños objetos que vuelan, y ya sean explicables o no, es irremediable ver cada vez más cosas "extrañas"

Personalmente, no me he encontrado ningún OVNI como tal, lo más "inquietante" que me ha ocurrido ha sido encontrarme con unas "inexplicables" estelas de color muy brillante y plateado a baja altura en el horizonte. Volaba desde Madrid a Mérida, cuando aproximadamente a mitad de camino pude ver unas lineas plateadas a baja altura delante nuestro, por la altura y la posición del sol, descartamos que fuese el reflejo de un río, era lo suficientemente largo para parecer un río, pero algo más arriba del horizonte para poder ser un río. Ante la duda, preguntamos a la base aérea de Talavera si tenía cazas volando a las 12 de nuestra posición (delante nuestro) a lo cual nos contestó que no había nada volando en ese momento delante nuestro...con los minutos, la extraña estela se fue disipando hasta desaparecer de nuestro campo visual. Un fenómeno extraño, pero no por ello inexplicable, supongo.

Y es que desde arriba todo se suele ver de un modo algo diferente a como lo vemos desde tierra, habitualmente si se ve algo extraño, y no afecta a la seguridad del vuelo, suele quedar en una simple anécdota de mayor o menor importancia.

A final de verano, tuve la oportunidad de volar con la hermana de uno de los pilotos del vuelo conocido como "Caso Manises"(os dejo más información sobre el caso al final de la entrada) , la pregunta casi era obligatoria..."y todo aquello...¿fue verdad?" A lo que ella contestó de forma tajante con un "Si". Tuve que contenerme de acosarla con miles de preguntas que me venían a la cabeza jajaja, pero fue un momento curioso volar con aquella encantadora señora.

Sin más, os dejo con el resto de enlaces para que a los que os apetezca, podáis curiosear entre los cientos de folios escritos y ahora desvelados sobre el fenómeno OVNI en el Ejército del Aire español. Algunos son cortos como el que os he dejado puesto pero los hay extensos y con mucha información, ya tenéis lectura entretenida para rato...

Para verlos sólo debéis saltar la publicidad y accedéis al documento, es muy sencillo.

OVNI San Javier

OVNI Bárdenas Reales

OVNI Lugo

OVNI Madrid

OVNI Almería

OVNI Canarias

OVNI Moron 1

OVNI Moron 2

Como veis son unos cuantos y se echan en falta algunos más, especialmente de algún caso más conocido, pero hay material para rato...ya me iréis comentando qué os parecen y cuál os resulta más interesante, espero que os gusten.

Buenos vuelos con o sin OVNI´s en la zona!




Información complementaria sobre Caso Manises:

Enlace sobre el caso en Wikipedia

Audio entrevista piloto militar que siguió las luces (no tiene desperdicio escuchar sus palabras)

You tube, audio entre controlador y piloto comercial


sábado, 5 de noviembre de 2016

Sully, en la piel de un piloto que sufre un accidente

No soy de recomendar películas, pero esta vez hago una excepción que está muy justificada, os recomiendo ver la película "Sully"

Para no extenderme, la película está basada en el accidente real del A-320 que acuatiza sobre el río Hudson en Nueva York, una bandada de gansos (aves de gran tamaño) impactan en el avión provocando un catastrófico fallo en los motores que termina por detenerlos y dejarles volando sin motores, sobre la ciudad, finalmente todos sobreviven al acuatizar la tripulación sobre el río Hudson.

Os dejo el trailer.


Uno de los factores más importantes como pilotos es el de tomar decisiones adecuadas en milésimas de segundo, decisiones que pueden cambiar tu vida. Nadie te enseña para ello, podrás practicar mil millones de veces en un simulador, ésta película nos muestra cómo la realidad siempre va un paso por delante de todo lo que puedas practicar en un simulador.

Ese tipo de decisiones marcan sin duda muchas cosas en tu vida, en el caso de Sully, en la película se puede apreciar el mal momento que el comandante soporta al ver cómo se trata de poner en duda su decisión, pero independientemente del catastrófico resultado para el avión, fue capaz de salvar la vida de todas las personas que había en el avión, tras haber tenido un doble fallo de motor y planear hasta el río. Una gran decisión que no está al alcance de todos.

Y es que sufrir un accidente te marca, te hace pensar, te lleva a un periodo reflexivo en el que tratas de analizar del modo más frío posible qué ha ocurrido, en qué has fallado o qué podrías haber hecho mejor. Dudar no es malo, sobre todo si sobre esas dudas, se construye un piloto mejor.

Yo he sufrido dos accidentes en ultraligero y varios incidentes de menor importancia, todos me han hecho pensar y reflexionar mucho. Afortunadamente para mi, para mis alumnos y para las personas que me rodean, no he tomado malas decisiones en esos momentos comprometidos. O al menos, las decisiones no han sido tan malas como para que yo sufriera daños personales.

Es inevitable que haya personas que pongan en duda cualquier decisión tomada a los mandos de un avión, desde tierra, todo se ve de otro modo. En el aire, lo más normal es sufrir de visión "tunel" que hace que te focalices en algo sin ver mucho más a tu alrededor. La experiencia va haciendo que esa visión tunel vaya siendo cada vez más amplia. Como instructor, veo cómo mi visión y la de mis alumnos es completamente distinta, ellos van focalizados en volar, en hacerlo bien, en ser precisos...yo puedo prestarle menos atención a eso y ganar en atención en otros factores como la separación con otros tráficos, el control de los parámetros del motor, escuchar y comunicar por la radio...etc.

Un parrafo después, supongo que te preguntas por mis accidentes. Hablaré en esta ocasión de uno de ellos, el que para mi ha sido más grave y que podía haber tenido unas consecuencias fatales de no ser por la rápida reacción que tuve en aquel momento y que aún me sorprende la habilidad que tuve para resolver la situación del modo menos malo posible para todos.

No daré demasiados datos, puesto que no son necesarios. Estaba con un alumno y su autogiro en una pista del sur de España, había ido a enseñarle a volar su autogiro, y estábamos carreteando por la pista para probar el motor, los controles y los frenos...hay que comentar, que la pista tiene una pendiente interesante, no demasiado pronunciada, pero lo suficiente como para que se haga notar. Cuando rodábamos cuesta abajo, al final de pista había un pequeño barranco de unos 10 metros tal vez , a la derecha unos hangares o casetas y a la izquierda una zanja.

En uno de los carreteos, el alumno me dice que al frenar, no funcionan los frenos, cuesta abajo...y nos dirigimos directos al pequeño barranco aproximadamente a 80km/h. En milésimas de segundo pruebo los frenos, miro la cara de pánico y bloqueo del alumno, giro la cabeza y calculo las opciones, caseta, barranco o zanja...

Cuando pisé el pedal a la izquierda ya sabía que nos íbamos a dar un golpe.

Se aprecian las marcas de rodadura saliendo casi al final de la pista




Pero desconocía cual iba a ser el resultado.

El impacto fue fuerte, pude oir como todo crujía y volcamos de mi lado, con la mala suerte de que mi pie izquierdo quedó atrapado bajo la cabina del autogiro. Dos segundos después del golpe, miré a mi alumno. "¿Estás bien? "-le pregunté. Me dijo que si, pero veía como de su frente comenzaba a salir un hilo de sangre. "Necesito que salgas y me levantes un poco el autogiro, tengo el pie enganchado". No sabía como encontraría el pie. El nivel de adrenalina es tan alto que no sientes apenas nada.

Mi pie quedó bajo el autogiro, aproximadamente donde se ve la pegatina del fuego. En la imagen, el autogiro ya se había levantado para liberarme.
Por suerte y por sorpresa había pie y no le había pasado nada. Mi mente sólo pensaba en la gasolina del depósito y en salir de allí lo antes posible. Por suerte el depósito estaba intacto, aunque el autogiro estaba destruido, la cabina rota, las hélices rotas, los hierros doblados...un esperpento, pero estábamos vivos.

Tratando de sacar el autogiro con un coche, se aprecian los importantes daños.
En aquel momento, no había nadie allí. tuvimos que llamar y esperar un rato a que vinieran a ayudarnos a sacar el autogiro. 

La cara desencajada del alumno lo decía todo mientras sangraba por la frente. Casi de forma inconsciente, se dirigió andando hacia el final de la pista donde el pequeño barranco, supongo que es inevitable pensar en que podríamos haber acabado allí si yo no reacciono. Traté de calmarlo, no habíamos acabado allí, pero él seguía agradeciéndome que hubiera reaccionado, él se había quedado completamente bloqueado. 

Y es ahí donde esa visión más periférica de la situación es la que te termina salvando la vida. Y una vez a salvo, ya pueden decirte si te equivocaste o no, pero estás a salvo. Nadie va a hacer una reflexión más profunda y crítica que la que va a hacer el propio piloto. Y nadie va a sentir ni de cerca la sensación que tuvo el piloto en ese momento, donde todo, absolutamente todo se vuelca en ese instante decisivo, tus inseguridades, tus capacidades, tus conocimientos, tus virtudes y tus vergüenzas, en esos momentos estás solo y debes afrontarlo del mejor modo posible...instinto aviador.

A Sully, probablemente le salvó su experiencia como piloto de caza y como piloto de velero, ir más allá de un procedimiento para algunos pilotos es impensable, tener la osadía de irse al río puede ser una locura para todos, pero de la locura, salen cosas geniales, como el acuatizaje del río Hudson.

Amigos y compañeros pilotos de aerolínea, mi consejo es que seáis un poco más aviadores que pilotos, seguid volando esos trastos que vuelan con un motor de pistón, porque son esos aviones los que os darán muchas de las claves para resolver una emergencia para la que no estáis preparados.

Un abrazo y buenos vuelos! Disfrutad de la película!