adpv cabecera

viernes, 10 de abril de 2015

"No le voy a autorizar a aterrizar"

"No le voy a autorizar a aterrizar"

Estas son las poco tranquilizadoras palabras que nos dedicó el controlador, al llegar a la zona en vuelo visual nocturno.

Un vuelo nocturno con importantes turbulencias, entre montañas y algo de nubes...

No pretendo señalar a nadie, puesto que creo que fue un poco culpa de todas las partes implicadas, desde la escuela, el instructor, operaciones  y por supuesto yo mismo.

Siempre he dicho que la planificación de un vuelo es fundamental, pero hay veces que ni por esas, y es cuando todo se complica...

Si a eso le añadimos que las montañas de noche no se ven, que vas entre nubes pegando botes y que tu referencia más fiable para evitar las montañas es un ipad...todo se vuelve demasiado estresante. Y el controlador, esa figura tan importante para nosotros y para garantizar nuestra seguridad, decide que el momento de preguntarnos que qué hacemos allí en visual nocturno es en esas condiciones, para después no autorizarnos a aterrizar y darnos sólo información de viento y de que la pista está despejada y operativa...así son algunos de los controladores que tenemos en España, ojo, afortunadamente no todos son así.

Por suerte y como contrapunto, el aterrizaje de noche fue con diferencia lo mejor de todo el vuelo, uno de esos aterrizajes taaaaan suaves que sólo descubres que has aterrizado cuando oyes a la rueda girar.

Es ya en tierra cuando el controlador nos vuelve a echar una bronca, que suaviza diciendo que lo importante es que estemos en tierra y bien, para después informarnos de que realizará un parte con la incidencia.

Carrera a la oficina de operaciones del aeropuerto a recibir la pertinente reprimenda, allí se nos trató mucho mejor, creo que nuestras caras reflejaban ya de por si el estrés de la situación.


Nos queda mucho en España para asumir y aceptar sobre el vuelo visual nocturno. Un vuelo que es bastante más peligroso de lo habitual, y en el que un controlador debe ser siempre amigo y nunca enemigo del vuelo.

Ojalá esta entrada sirva para que otros compañeros sean conscientes de a lo que se pueden enfrentar, no pretendo asustar a nadie, sencillamente os recomiendo que planifiquéis muy bien el vuelo, en todos los aspectos, desde el uso de linternas y luces, estudiar bien la orografía y la meteorología, etc...

Hacer un vfrn con un monomotor en noche cerrada puede convertirse en una encerrona, pero tampoco permitas que tu vfrn se convierta en un vuelo diurno, como en muchos lugares hacen.


Un saludo y buenos vuelos! De día, de noche, pero siempre bien planificado.