adpv cabecera

miércoles, 28 de mayo de 2014

Empiezo a terminar

Meses, años y muchos muchos días de estudio después, por fin mañana si la meteo lo permite, comienzo a volar el CPL, o lo que es lo mismo, la licencia de piloto comercial.

Y no, eso no significa que mañana me vaya a contratar Iberia y que vaya a volar grandes aviones como muchos pensáis y ya me habéis preguntado. Significa que podré trabajar y cobrar por ello, significa que estaré algo más cerca de vivir de volar. Nada más allá, el resto, continúa y continuará siendo una ilusión al menos unos meses más.

Sin haber terminado el curso de intrumental-multimotor voy a dar el salto al cpl. Vuelvo al vuelo visual, a prepararme routings por la zona, a mirar más al suelo que a los instrumentos y sobre todo, a volver a disfrutar de los paisajes de zonas como la sierra de Madrid.

El cpl son 15 horas de vuelo, cortito y para los que ya lo tienen... "Bastante aburrido", palabras textuales... Habrá que disfrutarlo del mejor modo posible mientras continúo a que el bimotor se ponga en vuelo...será curioso si el último avión que vuelo es el bimotor, pero será un bonito broche final a 200 horas de vuelo con las que terminaré a nivel oficial mi formación como piloto comercial.

Todavía no es momento de hacer balance de todo, pero ya lo haré y lo haré por aquí.

Buenos y lluviosos vuelos, volaré mañana?

Un saludo!

Parece que ya se ve la luz al final del camino!

miércoles, 21 de mayo de 2014

Descansar para volver a estar al máximo nivel

He estado algo más ausente estos días, ¿la razón? Estaba descansando.

Unos días en Torrox con la familia y otros días en Marbella con los amigos, descansar, desconectar y olvidarse de vez en cuando del estrés del día a día, de los aviones y de todo un poco es necesario e incluso fundamental.

Estar sin internet, te convierte en semiaislado, y eso tiene sus pros y sus contras...la primera contra que se me viene a la cabeza es que se ha disparado la factura del móvil en llamadas. Pero como pro, tienes la posibilidad de olvidar un poco el día a día, el seguimiento de redes sociales, de estar constantemente "actualizado" de todo lo que ocurre.

Te das cuenta de que cada vez vivimos más rápido, pasa una semana sin estar conectado y luego me lo cuentas...

En fin, que la vida sigue, la próxima semana empiezo el CPL (comercial pilot license) la licencia que me permitirá trabajar y cobrar como piloto. Probablemente la termine antes que las habilitaciones de vuelo instrumental y multimotor, pero no hay problema en ello. El caso es volar y terminar cuanto antes.

Este viernes, curso teórico del avión bimotor, toca ponerse a punto a nivel teórico antes de ponerse a los mandos del avión.

Asi es que, de nuevo toca leer, estudiar, pero sobre todo, toca de nuevo volar.

Ya lo iré contando.

Buenos vuelos!


Relax en Puerto Banús con los amigos.

domingo, 18 de mayo de 2014

25 Años, dan para mucho...

25 Años aprendiendo, formándome, absorbiendo de la vida el máximo posible...

En este cuarto de siglo me he dedicado a aprender... He aprendido de todo un poco, lengua, matemáticas, a montar en bici, a utilizar un ordenador, y sobre todo, he aprendido a volar, aunque ni siquiera eso es de lo que más orgulloso me siento.

Me siento orgulloso de haber aprendido todo eso que no se enseña en los libros, que no requiere de examen ni notas, de eso que te da un poco la vida, ese sexto sentido, de saber tratar a las personas y de cómo tratar a las personas. De ser espabilado, de luchar con fuerza por lo que quieres, de superar mis miedos y barreras.

¿Lo mejor de todo?

Que sigo aprendiendo, que sigue habiendo retos, cosas divertidas por hacer, lugares que conocer, objetivos por cumplir.

Hace unos días cumplía 25 años, y una de las cosas que se me venía constantemente a la cabeza era... Empiezo a tener problemas de adulto, mis problemas hace diez años, con 15, eran básicamente, me han echado de clase, el profe me tiene manía, tengo que aprobar el próximo examen, esta chica no me quiere, los amigos...

Algunos de los problemas de antes, siguen, o mejor dicho, evolucionan. Te miras al espejo, y ves la misma mirada que hace 10 años, que hace 20, sigues siendo tú...ahora con algo de barba, con alguna cana esporádica, con algo de entradas...pero ahí sigue el niño que miraba al cielo desde su terraza y veía aterrizar a los aviones en Barajas. 

Me siento orgulloso de quién soy y de cómo soy. Me llamo Adrián, tengo 25 años, soy piloto y quiero vivir pilotando aviones. Lo conseguiré. 


Buenos y felices vuelos! Yo estos días "ruedo" estoy aprendiendo a montar en esos patines.