adpv cabecera

lunes, 31 de marzo de 2014

Entre vuelo y vuelo

No vuelo todos los días, hay semanas como estas últimas en las que no vuelo ningún día...

Hay veces que estás programado y se cancela, y otras en las que ni estás programado, hay que estar preparado y mentalizado para todo. Por eso es muy importante ocupar el resto del tiempo y no morir de aburrimiento.

Actualmente vuelo mucho en IVAO, mucho más que en un avión de verdad, para matar esos tiempos libres tan largos, me voy planteando retos y trato de ir creciendo y mejorando como piloto. La semana pasada me examiné de la parte práctica de lo que podría ser un PPL en IVAO...en realidad, eso no me otorga ningún poder ni nada en la vida real, pero me mantiene "vivo", es escalar un peldaño más. Ahora me planteo poco a poco ir volando en internet con las comunicaciones en inglés y progresivamente ir abriendo horizontes y fronteras y volar cada vez más lejos y sobre todo, fuera de España  y hablando en inglés. Tengo que exprimir las posibilidades que me da IVAO para practicar comunicaciones en inglés y de forma gratuita, eso...muchos no lo saben valorar.

Pero no sólo de un simulador conectado a internet vivo. Otra de las piezas fundamentales es hacer ejercicio para mantenerse, al menos, en forma. No me puedo quejar, duermo y descanso casi todo lo que quiero, y eso puede inducir a la pereza, el deporte es lo que mantiene el equilibrio. No siempre puedo o tengo ganas de hacer deporte, en esta época del año, la alergia me impide salir a correr, ya me he visto varias veces con asma al terminar. Por eso ahora toca ejercicio en casa, flexiones, abdominales, pesas, sentadillas, dominadas...lo que se me va ocurriendo. Volar desgasta bastante, una vida con extraños horarios y sin una rutina fija, también. O dominas tu cuerpo, o te domina él a ti.

La tercera pieza del puzzle y probablemente la más importante es mantener el contacto con la gente, salir con los amigos, olvidarse por un momento de aviones y llevar una vida social fuera de una pantalla. Cenar con los amigos, ver el fútbol, salir de fiesta...cualquier excusa es buena. Conozco a un buen puñado de pilotos insociables o asociales, eso termina agriando el carácter, volviéndote un "bicho raro". Sal a la calle.

Y a grandes rasgos, así pasan mis días cuando no vuelo, el resto del tiempo, pues dedico algo a ver algún  programa que me interese y lo veo desde el ipad, o ahora a escribir el blog...y así se pasa el tiempo esperando al siguiente vuelo.

Buenos vuelos y buenos no vuelos!


sábado, 29 de marzo de 2014

Aprender vs. Estudiar

Cuando entras en este mundillo, ya sea sacando la licencia de ultraligero, la de piloto privado, el atpl o lo que sea...al poco tiempo te surgirá la siguiente duda...

¿Estudio y apruebo cuanto antes o aprendo despacio y ya aprobaré?

Desde el minuto 1 yo tuve clara mi elección, y ahora os voy a hablar de los pros y contras.

Decidí aprender despacio, asistir a clase sin faltar casi a ninguna, durante el ppl incluso hubo clases que repetí hasta tres y cuatro veces...no me importaba, en cada clase, aprendes algo.

Ir a clase te aporta un plus de conocimiento, de culturilla, detalles, trucos, debes extraer el máximo posible de conocimientos a tu instructor.

Fui a clases teóricas del ppl aproximadamente el doble de tiempo que una persona normal, y no es que fuese tonto jajaja, más bien, lo contrario, quería empaparme bien de todo.

Por allí pasaron muchos compañeros, buena parte de ellos, aprobaron antes que yo...y eso comienza a hacerte pensar si tu decisión de ir despacio y aprender es acertada.

Al poco de comenzar cualquier curso de aviación, llegará a tus oídos la palabra "TEST". Y ahí comenzará realmente la tentación de ponerte como loco a estudiar bancos de test y olvidarte de las clases, de aprender y hasta de cómo te llamas. Tranquilo, ese día llegará irremediablemente, pero no seas tan absurdo de tirarte a los test sin tener ni idea. Mi consejo es que hagas todo el curso teórico y que al terminar toda la teoría empieces con los test a fondo, pero no antes.

Cuando llegas a los test, lo irónico es que muchas cosas ves que no se han dado en clase, algunas incluso no vienen ni en los libros, esto ocurre especialmente en el atpl. Hay que recordar que los bancos de test no son públicos y se actualizan constantemente. Dicho esto...todos los bancos que veáis, no son mas que una patraña extraída de alumnos que escriben y mandan sus preguntas, o de otras dudosas fuentes, el caso es que nunca jamás hay que fiarse del todo de un banco de preguntas.

Recuerdo con una sonrisa cuando en el ppl, en uno de los exámenes todos sabíamos que una pregunta estaba mal y contestábamos mal a sabiendas porque la plantilla de corrección la daba por buena...de locos...pero así funcionaba aquello en los tiempos de las famosas carpas de Cuatro Vientos. Papel y boli...inventos del pasado. Ahora te examinas ante un ordenador, y usas una calculadora pulsando cada botón con el ratón, no puedes ni usar el teclado...aún no tengo claro si hemos avanzado realmente o no.

El caso es que poco a poco ves como muchos compañeros te adelantan, van aprobando, van pasando cursos...muchos de ellos lo merecen, otros...otros sencillamente sin saber nada de nada, aprueban. A mi eso si me frustraba, pero siempre he pensado que el tiempo pone a cada uno en su lugar y sigo pensándolo. 

Muchos te dirán, yo apruebo y cuando apruebe, ya aprenderé...mentira, cuando apruebes no aprenderás, cuando apruebes, te verás obligado a coger un libro para no hacer el ridículo cuando vueles y que tus lagunas no sean al menos tan descaradas, vas tarde compañero... 

Os podría dar muchos nombres...pero prefiero que si alguno de ellos me lee, se vea reflejado a si mismo.

Yo voy a tardar aproximadamente dos años más en terminar mis licencias comparado con un alumno "normal" y uno de los motivos fundamentales es el de preocuparme por aprender. Tanto es así que durante ese transcurso de tiempo yo me he sacado el curso de despachador de vuelo, en el que aprendí muchísimo, el de tripulante de cabina de pasajeros, el de instructor de ultraligeros, el de juez de paramotor y ultraligero y uno de inglés aeronáutico...se dice pronto.

Hay momentos en los que me pregunto qué hubiera pasado si mi decisión hubiera sido la otra, la de aprobar cuanto antes...creo que hoy tendría en el bolsillo una licencia de piloto comercial, pero no sabría ni la mitad de la mitad de lo que se hoy.

Valorad vosotros mismos qué es lo que queréis ser y cómo queréis serlo, al final todos terminamos con el mismo papel en el bolsillo, ¿o no?




Buenos y ventosos vuelos!

miércoles, 26 de marzo de 2014

Vuelo cancelado

Miras el metar, miras el Taf, hay viento si, pero muy encarado y dentro de límites...

Antes esto me enfadaba, ahora no...

Cuando comienzas el PPL, tienes un ansia increíble por volar, saldrías a volar aunque te dijesen que no tienes ni combustible. Es normal.

En mi caso ya he pasado ampliamente de las 100 horas de vuelo, y comienzas a tomarte las cosas de otro modo, ya sabes lo que es volar con turbulencia, lo que son los aterrizajes con fuerte viento cruzado y aunque de vez en cuando es incluso necesario volar así, lo cierto es que durante un curso de vuelo instrumental resulta muy incómodo volar en un día malo. Pensad que en el vuelo instrumental no miramos fuera del avión, es decir, vamos casi la totalidad del vuelo mirando dentro y soportando los saltos y virajes sin despegar la mirada de los aproximadamente 8 relojitos o instrumentos que llevamos en el avión.
Para que os hagáis una idea, imaginad ir en coche leyendo mientras subís un puerto de montaña con sus curvas...es mareante completamente. Y eso sólo en condiciones normales, ahora sumadle los saltos provocados por las turbulencias. Tu cuerpo termina agotado.

Al final, cuando te cancelan los vuelos, sientes algo de decepción, pero te programas el día, hay mil cosas que puedes hacer y lo primero es volar ese vuelo en el simulador, total, la silla no pega saltos. Algo por recoger en la casa, limpiar, un poco de ejercicio o escribir una entrada del blog...hay tarea para rato, ocupar los tiempos muertos en estos casos es importante para no acabar frustrado y enfadado con la cancelación del vuelo. A fin de cuentas, ningún piloto quiere salir a volar para arriesgar innecesariamente su vida, es mejor quedarse en tierra y esperar otro día mejor.

En unos días, tengo el próximo vuelo programado, a ver si hay más suerte.

Buenos vuelos, a los que hoy hayáis podido volar.

lunes, 24 de marzo de 2014

¿Qué número ves?





¿No lo ves?...

No te asustes, no hay ningún número. Pretendía sólo que sintieras ese momento en el que no eres capaz de ver el número y todo dentro de ti se tambalea. Hablo del daltonismo.

La entrada de hoy es un cariñoso homenaje a dos grandes amigos, no daré sus nombres, nadie tiene por qué saber quiénes son, ellos dos saben que me refiero a ellos.

Siempre me acuerdo de vosotros, amáis la aviación, disfrutáis de cada minuto de vuelo, pero el certificado médico se cruzó en vuestro camino. Tal vez las aspiraciones de mis dos amigos sean distintas, estoy seguro de que a uno de ellos le encantaría ser piloto de línea aérea, llegar a lo más alto, y al otro, le fascinaría volar por España y por el mundo en instrumental a los mandos de su avioncito.

Sabed, que sois parte del impulso que ha hecho que me levantase a estudiar el ATPL, parte de esa fuerza que me obligaba a no bajar nunca los brazos y a no tirar la toalla en los momentos tan difíciles, no imagináis cómo me gustaría que me acompañarais en mis vuelos instrumentales y que pudierais compartir conmigo esa ilusión por llegar a piloto comercial.

Tal vez no os vea todo lo que quisiera, pero estáis muy presentes en mi cabeza. Un pedacito de mis logros, también es vuestro y quiero compartirlo con vosotros y si me lo permitís, con todas y cada una de las personas que sueñan con volar y por algún motivo, no puede hacerlo.

Me siento un privilegiado, pero no un privilegiado que anda subido a un pedestal y os observa desde arriba, más bien todo lo contrario, trato siempre de acercar la aviación a todo el mundo, de quitar ese aura o esa fama negativa, somos personas normales. 

Tengo la inmensa suerte de poder ser quien quiero ser, de estudiar lo que siempre quise y de tener al menos la opción de terminar mis licencias, ojalá  también pueda vivir de esto. Es un orgullo para mi decir esto, pero es mi obligación compartir mis triunfos con quienes me rodean, con quienes no pueden llegar aquí.

Va por vosotros. 

Buenos vuelos!





Fuente fotos: google imágenes

sábado, 22 de marzo de 2014

Vuelo en autogiro

La verdad es que ya no recuerdo cuándo oí hablar y vi por primera vez un autogiro, pero sí recuerdo las dos veces que he montado en uno.

Un autogiro desafía todo lo que un piloto de avión conoce, recuerdo cómo caía simulando una barrena mientras yo extendía los brazos fuera del aparato.

Hay sensaciones que no se pueden explicar con palabras, algo así ocurre al ponerse a "jugar" con un autogiro.

No esperéis una herramienta para hacer largos viajes, no vuela demasiado rápido y consume considerablemente más que un avión ultraligero, pero poder volar muy cerquita del suelo, aterrizar en apenas unos metros y despegar un unos pocos más es algo que está al alcance de pocas aeronaves.



La entrada de hoy es sólo una forma de agradecer ese vuelo, de realzar la preparación de los instructores de ultraligero y de los pilotos de autogiro, de acercaros otra posibilidad más de este amplio abanico que es el mundo de la aviación.



Espero que disfrutéis con el vídeo casi tanto como yo grabándolo, os pido disculpas por el audio, pero no quise poner música para que se apreciase mejor lo que se siente ahí arriba.



Buenos vuelos!

jueves, 20 de marzo de 2014

Montar un simulador en casa

Algunos pensaban que estaba loco, otros, pensaban que mis jueguecitos y mis trastos, eran muy caros, pero la verdad es que hoy ya están dando sus frutos y la diferencia...se nota.

Decidí apostar o invertir en la compra de productos Saitek para montar mi pequeño simulador en casa, había visto el resultado en internet y en la casa de algún amigo. Sabía que eso me podía servir para el vuelo instrumental de maravilla. Poco a poco, lo que empezó siendo un regalo de alguien muy especial terminó convirtiéndose en la maraña de cables, cuernos, pedales y pantallas que han transformado completamente el aspecto de mi habitación.

Una inversión que roza los 1000€, pero en la que estoy exprimiendo cada € todo lo que puedo. Sin ir mas lejos, os escribo sentado frente al ordenador mientras hago en el simulador un vuelo instrumental de Cuatro Vientos a Vigo.

Para que comprendáis algo mejor el motivo de la chaladura de invertir casi semejante dineral en estos asuntos, os daré unos simples datos...

La hora de vuelo de un avión monomotor, suele rondar los 150€ y la de un avión bimotor 400€, el vuelo instrumental en estos aviones, está muy condicionado por el estado de los instrumentos de radionavegación, y en su gran mayoría, al ser tan antiguos, funcionan mal, sus indicaciones son dudosas o incluso pueden inducir a contradicciones entre ellos. De modo que aprender con instrumentos así, puede volverse muy complicado.

Y algunos pensaréis...pero en tu escuela, debe haber simulador...

Lo cierto es que casualmente el que hay en mi escuela aún no está operativo, y lo cierto es que irónicamente, muchos de los simuladores que hay en otras escuelas, son mucho peores de lo que yo tengo montado en este momento en mi casa.

Dicho esto, y viendo los precios, puede tornarse una inversión muy rentable y productiva que nos hará llegar muy bien preparados al curso de vuelo instrumental y nos dará una base de vuelo muy interesante en otros cursos.

Es evidente, y no trato de ocultarlo, que tener un simulador montado en casa no es sólo una herramienta de formación y de estudio, para los amantes de este mundillo también es un juguete muy goloso en el que entretenernos, volar a nuevos y remotos lugares, probar una gran diversidad de aviones...etc, etc.

Antes de terminar, quiero dejar una pincelada más para una futura y muy próxima entrada, como es el vuelo en internet.

Todo lo que he contado anteriormente, puede ser por sí mismo razón de peso para invertir ese dinero en el simulador, pero si además conectas todo a internet y vuelas en una plataforma como IVAO, la experiencia comienza a tornarse mucho más real aún. 

Volar con otros aviones, en un entorno de tráfico casi real, siendo guiado por controladores aéreos (otras personas que como tú se conectan a la red pero hacen las funciones de controlador) todo ello cambia mucho la experiencia. Estas redes suelen disponer de eventos y concentraciones en los que se reúnen grandes cantidades de usuarios volando y controlando dando un plus de realismo a las operaciones. Sin duda, volar en una red así, marca la diferencia. Y si bien es cierto que no siempre tienes grandes cantidades de trafico o a todos los controladores de tu zona, la verdad es que es productivo forzarte a comunicar con los controladores, e incluso forzarte a hacerlo en inglés.

Y os dejo, que comienzo el descenso a Vigo en el simulador!

Un saludo, y muy buenos vuelos a todos, ya sean reales, o virtuales.

martes, 18 de marzo de 2014

Las vías para hacerse piloto

Actualmente existen varios y diversas formas de llegar a pilotar aviones, dependiendo de tus intereses, tu bolsillo y tu tiempo, puedes llegar a estar a los mandos de un avión.

Cuando alguien no tiene mucho dinero y quiere trabajar como piloto, al final una de las vías, por no decir la única vía para poder trabajar como piloto sin realizar un gran gasto de dinero es adentrarse en la carrera militar y ser piloto para el ejército.

Yo mismo inicialmente tomé esta vía como casi la única posibilidad de ser piloto. Gracias a motivos familiares, pude entrar al C.H.A. (Colegio de Huérfanos de la Armada) un lugar de preparación para la oposición del ejército. Antes de continuar, puntualizaré que la oposición como tal ha desaparecido y que ahora se entra según la nota de selectividad.
El caso es que allí me planté, a primeros de Septiembre del año 2008, rodeado de gente que no conocía y que provenía de todos los lugares de España. La verdad, duré dos semanas allí y aunque ya dedicaré más tiempo a hablar de aquello, lo cierto es que ver a gente tan preparada y pensar en que lucharía contra ellos y contra otros 3.000 más para tratar de obtener una de las aproximadamente 6 plazas que salían anuales para el ejército del aire...me pareció cuanto menos, absurdo.
Dejarlo fue una decisión difícil, para mi suponía reconocer que no estaba capacitado o preparado para eso. No fue un simple tirar la toalla, fue más bien un asumir que aquello no era para mi.

Descartado pues la vía militar, sólo me quedaba la rama civil. 
Para llegar a piloto comercial, hay dos ramas, la rama del curso integrado que se compone de todas las licencias necesarias para piloto comercial. Todo ello dado de un modo rápido, organizado y en casi todos los lugares, enfocado a la línea aérea. El precio que pagas por este curso suele ser alto, no baja de los 50.000€ y puede rozar los 100.000€, un verdadero shock económico. Es cierto y cuenta a favor del curso integrado que todo sucede tan rápido, avanzas a tal velocidad que en ningún momento te sientes sólo, luego entenderéis por qué lo digo.

La otra rama civil es un curso modular, la opción que yo elegí, marcada por la flexibilidad y por un precio ligeramente inferior al del integrado. Se basa en obtener progresivamente licencias y habilitaciones, dejando a la decisión del futuro piloto la velocidad a la que obtiene dichas licencias y por tanto la velocidad a la que gasta el dinero. Es sin duda la opción también para la gente que ya tiene un trabajo, o que de forma paralela tiene otros estudios o tareas. 

Por aportar algo de luz, hablaré de las licencias y habilitaciones y del orden para obtenerlas.

En primer lugar, se encuentra la licencia de piloto privado PPL, esta es la licencia que abre las puertas al mundo de la aviación comercial, supone aprender a volar avionetas de pequeño tamaño y hacerlo en aeropuertos o aeródromos controlados. Para muchos (yo incluido) es la primera toma de contacto con un avión. Esta licencia nos permitirá continuar con nuestros estudios.

ATPL, airline transport pilot license, o en castellano, piloto de transporte de líneas aéreas, sin duda el nombre más sonoro de todas nuestras licencias, suena bien y parecemos hasta profesionales, consta de 14 asignaturas teóricas, te hará sudar tinta china...muchos opinan que es casi equivalente a una carrera pero comprimida en 18 meses. Lo desconozco porque no he estudiado una carrera, pero si os puedo decir que yo lo sufrí bastante. 14 asignaturas, 6 convocatorias y 4 intentos por asignatura.

Aquí es donde retomo el asunto de "sentirse solo". Cuando estudias por la vía de modular, llega un punto en el que tus clases teóricas terminan, y te ves completamente sólo ante el peligro, en muchos casos pasan meses hasta que vuelves a pisar tu escuela de pilotos, e incluso meses hasta que vuelves a volar. Hay que recordar que si no apruebas las 14 asignaturas, no podrás continuar, de modo que seguir pagando horas sin saber si vas a continuar es como poco, arriesgado. De modo que lo normal es que en esta etapa veas los aviones en foto y te pases los días estudiando mil cosas distintas, en inglés y sin saber ni cómo ni por qué. Es el momento sin duda, más duro para un piloto.
Cuando lo apruebas, estás tan cansado y extasiado que no tienes fuerzas ni para celebrarlo, pero sigues vivo y se vuelven a abrir las puertas del cielo para que vuelvas a volar.

Tras el ATPL y un alquiler de horas para completar lo requisitos de horas de vuelo, comienzas el curso de instrumental/multimotor, en este curso aprenderás a volar mirando a tus instrumentos sin necesidad de mirar fuera, esto te permitirá volar sin visibilidad, entre nubes, de noche, etc. Y por otro lado, tener tu primer contacto con un avión de más de un motor, una experiencia divertida en la que de golpe descubres lo rápido que pueden a llegar a pasar las cosas en un avión que va a casi el doble de velocidad.

Una vez completas esta parte, comienza la parte final, la licencia de piloto comercial, un curso en el que a grandes rasgos vuelves a volar como en la primera licencia, pero tu examinador te pondrá unos márgenes más pequeños. Al terminar, podrás obtener tu primer trabajo y cobrar como piloto, aunque con esto, aún no llegarás a piloto de línea aérea, el resto lo reservo para una futura entrada.

No puedo olvidarme para terminar, de una licencia que nada tiene que ver con el estresante mundo de la aviación comercial, y es más bien, todo lo contrario, el mundo de la aviación deportiva. Ser piloto de ultraligero ULM.
Yo llegué a ese mundo de casualidad y gracias a mi gran amigo Antonio. Él siempre me lo recordará...y mi famosa pregunta en mitad de una clase de PPL, en la que yo le pregunté, ¿ah, pero eso vuela? A partir de ese momento no sólo descubrí que volaban, si no que descubrí que mi imagen y mi idea de ultraligero eran muy distintas de lo que realmente era la realidad. Aviones muy similares físicamente a las avionetas, algo más pequeñas y con un máximo de dos plazas. Incluso muchos de ellos con mejor equipamiento y prestaciones que las viejas avionetas que yo estaba acostumbrado a volar. Sin duda, fue todo un descubrimiento. Y tras convalidar mi licencia de PPL, con la de ULM, decidí conocer más el mundillo hasta que hacia 2011 decidí sacarme la habilitación de instructor de ultraligero.

Por tanto, como veis, hay diversas opciones, cada una enfocada a un perfil, a un bolsillo y a una disponibilidad, elegir la opción que mejor te venga, depende sólo de ti. Pero no es imposible, con esfuerzo, los objetivos se consiguen.

 

lunes, 17 de marzo de 2014

Y ese día...llegó, voy a escribir un blog.

Mi nombre es Adrián y actualmente tengo las licencias de PPL y ULM, soy instructor de ULM, aprobé los exámenes teóricos del ATPL y actualmente estudio el curso de piloto instrumental y el multimotor.
Mi intención a corto plazo es terminar mi licencia de piloto comercial e inmediatamente después, realizar el curso de instructor de vuelo FI.

Todo esto está muy bien, e incluso alguno de vosotros habrá entendido todas o algunas de las siglas que he puesto, bienvenidos a la aviación. 

Mi andadura con la aviación (real) comienza hacia Septiembre de 2008, y aunque ahora mismo no es el momento de hablar de ello, si os puede dar una idea de lo que ha llovido desde entonces y de los años aproximadamente que llevo en este mundillo.

Muchos amigos, conocidos y familiares me han comentado muchas veces sobre la posibilidad de que escribiera un libro, al principio no era más que una broma, hasta que realmente vi que muchas de las cosas que me ocurrían, podrían serles útiles a otras personas o simplemente entretenidas y curiosas. Ese "deberías escribir un libro" al final se ha convertido en escribir un blog. 

Un blog centrado en la aviación, en lo que rodea la aviación y un poco en mi vida, en mis ideas, mis valores, mis pensamientos, mis inquietudes...

No pretendo ser un referente de nada, no busco seguidores, ni reconocimiento o prestigio. Busco compartir mi visión de la aviación y de la vida y si con ello ayudo a alguien o puedo guiar a personas o a futuros pilotos...bienvenido sea...

En los últimos días, he sido consciente de que el ser humano tiene un cerebro magistral pero que puede volverse muy vulnerable y se puede deteriorar hasta el punto de que olvidemos quienes fuimos y quienes somos. Tener un pequeño "banco de memoria" sobre mí es algo que también me ha impulsado a escribir este blog.

Trataré de aportar lo mejor de mi, la parte que puede ser más interesante de mi vida, y de vez en cuando, la "otra" parte de mi vida.

En estas primeras líneas de mi blog, no puedo olvidarme de esos otros blogs o personas a las que he leído  a lo largo de mi aún corta etapa como piloto. 
El primero de ellos, es Javier Rosario, al cual comencé a leer incluso antes de ser PPL, incluso cuando no tenía internet...recuerdo pedirle a mi madre de vez en cuando que me imprimiese sus publicaciones para leerlas en casa. De Javier he aprendido que hay que tener valores y principios en esta aviación, que hay palabras que pueden doler a algunos y que hay que controlar y medir en ciertos momentos esas palabras antes de que ello pueda suponer un riesgo o problema en la vida, en el trabajo o con las amistades.blog Javier Rosario

Otro de los fundamentales para mi fue Marc (mork), durante meses pude leer "la dura lucha hacia..." ...hacia un sueño que se hizo realidad. Esfuerzo, trabajo, ilusión y una vida que comienza, una vida en familia que nace con la llegada de ese sueño. Para mi es la prueba de que los valores como el trabajo, el esfuerzo y la ilusión, aún hoy...tienen resultados positivos.

Por último y no por ello menos importante, se encuentra el blog de mi amigo Alberto (aviaciónd) tanto él como sus numerosos colaboradores, muchos de ellos también amigos me han llevado a la conclusión de que también se puede aprender mucho desde un blog aeronáutico y trataré de enseñaros a todos muchas de las cosas que yo pueda saber, que tampoco son demasiadas.blog aviaciond

No quiero extenderme mucho más, agradeceros a todos por el tiempo dedicado a leer mis entradas, la presente pero sobre todo las futuras... 

Un saludo y buenos vuelos!